PREOCUPACIÓN EN CANADÁ POR EL APOYO AL JUEGO ONLINE

AFIRMAN QUE TRAERÁ CONSECUENCIAS NEGATIVAS

El mandatario de la provincia de Ontario, Dalton McGuinty, siempre ha considerado que las consecuencias negativas del apoyo a las apuestas virtuales será mínimo, y como resultado,  ha aprobado un plan extensivo para el apoyo de la corporación de apuestas y Loterías de la provincia, conocida como OLG por sus siglas en ingles.

Dalton McGuinty, mandatario de la provincia de Ontario

El plan incluye una serie de actividades extensivas durante los próximos 6 años, con el ánimo de incrementar los ingresos para el fisco en un 75% para alcanzar más de 3 billones de dólares anuales.

En el pasado, la OLG ha anunciado la apertura de licitaciones para ofrecer nuevos servicios de apuestas y con ello, se puede ver el enfoque gubernamental cambiando desde una posición de apuestas responsables hacia una intención de lograr la mayor cantidad de ganancias posibles independientemente de las consecuencias sociales que dicha acción conlleve.

La provincia de Ontario en estos momentos cuenta con un problema real de adicción a las apuestas. De acuerdo con el Consejo de Apuestas responsables, un 3.4% de la población local, es decir unos 450 mil habitantes, tienen un problema de adicción a las mismas.

El típico ciclo puede ser descrito como una persona que pierde dinero, y continúa apostando con el ánimo de recuperar lo que ha perdido, pero obviamente esto raramente sucede. Las consecuencias de este tipo de comportamiento, incluyen depresión, ansiedad, problemas financieros y familiares de diversos grados.

De manera paralela, este grupo de personas presenta altas tasas de suicidio. La contribución de la OLG a los programas de prevención y tratamiento de las personas adictas a las apuestas es de 52 millones de dólares anuales, es decir, menos de un 1% de las ganancias globales de la corporación, unos 6.5 billones de dólares.

En el pasado, se ha visto un alto nivel de controversia con el tema de la posible apertura del casino en Toronto, pero el nuevo plan de 6 años, es mucho más extensivo que la simple apertura de dicho lugar; este incluye el desarrollo de centros de diversión, con restaurantes, hoteles y casinos en el centro.
La posible consecuencia de este tipo de complejos de diversión, es que los menores de edad vean una tendencia hacia la aceptación social de las apuestas e incluso el desarrollo de las mismas como un foco central en las actividades familiares, con lo cual se podría afectar el comportamiento de los menores a largo plazo y potencialmente desarrollar adictos desde una temprana edad.

En la provincia y el país, hay como siempre, posiciones encontradas al respecto, pero en general, este tipo de configuraciones donde se promueven las apuestas no son una buena idea como una estructura social funcional con el ánimo de promover buenos hábitos y tendencias de interacción entre adultos y menores dentro de los círculos familiares.

tragaperras-tragamonedas.net

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.