Australia expandirá su industria de casino en busca de los pudientes jugadores chinos

Australia se encuentra actualmente bajo lo que podría considerarse como una masiva expansión de su industria de casino. Se emplearán más de $15,000 millones durante la próxima década para la construcción de nuevos complejos integrados de lujo y la renovación de los complejos de casino ya existentes en el país, en un intento de atraer a los clientes de juego más pudientes de China y de la región de Asia-Pacífico, en su conjunto.

Sin embargo, muchos han mostrado su preocupación de que tal expansión en el sector de los casinos de Australia pueda llegar a no ser viable, especialmente teniendo en cuenta el hecho de que China está tratando de establecer estrictos límites a las cantidades de dinero que salen del país como parte de la ofensiva del presidente Xi Jinping contra la corrupción y el lavado de dinero. De acuerdo con personas con conocimiento en el asunto, los efectos de la campaña anti corrupción de China repercutirían inevitablemente más allá de Macao y probablemente influyan en las enormes inversiones previstas para las salas de juego de Australia.

Teniendo en cuenta los diversos proyectos a gran escala que se van a desarrollar durante la próxima década que darán lugar a modernos complejos integrados con casino, parece que los operadores de casinos están bastante menos preocupados por la posible caída de ingresos de los grandes apostadores chinos.

Australia lanzó su primer casino en Tasmania a principios de 1970. Desde entonces, una serie de salas de juego han abierto sus puertas tanto en la capital como en ciudades más pequeñas. Hasta hace poco, la regulación en Australia solamente permitía un casino por ciudad.

Sin embargo, en 2013, el gobierno de Nueva Gales del Sur concedió una licencia para la construcción de un segundo casino en Sydney. El magnate australiano de los casinos James Packer y su compañía Crown Resorts construirán Corona Sydney, un complejo de hotel y casino de seis estrellas y A$2,000 millones en Barangaroo.

Aparte del ambicioso proyecto del Sr. Packer, se espera que un complejo integrado abra sus puertas en el recinto de Queens Wharf de Brisbane, con este siendo gestionado por otra importante empresa de casinos de Australia, The Star Entertainment Group. La compañía también está planeando invertir unos $1,000 millones para actualizar su actual casino en Sydney. El casino Gold Coast también será restaurado y el casino de Adelaida está a la espera de una expansión de A$300 millones. Expansión que ayudará a construir un nuevo hotel y más áreas de juego.

Todos estos y otros ambiciosos proyectos de toda Australia cuentan con el continuo aumento del número de turistas chinos que viajan al país. Más de un millón de chinos visitaron Australia el año pasado, un 22% más que la cifra registrada para el 2014.

Al comentar la masiva expansión de casino, Nick Xenophon, el senador independiente de Australia del Sur y firme opositor de los juegos de azar, ha dicho recientemente que esta expansión tendría un gran número de consecuencias negativas para los residentes de Australia. El senador Xenophon, así como otros opositores del movimiento que está viviendo actualmente el país, creen que el establecimiento de nuevos casinos podría dar lugar a un aumento de la presencia de bandas de crimen organizado y a que las salas de juego se utilicen para el lavado de dinero. Y aún peor, todo esto se podría sumar a los ya graves problemas que tienen los australianos con la adicción al juego.

Sin embargo, muchos han señalado que la expansión de casino en realidad ayudará a la economía local y global, sobre todo si los residentes locales son contratados para trabajar en las nuevas salas y si se ofrece una mayor variedad de opciones de entretenimiento más allá de los juegos de azar.

casinonewsdaily.es

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.