El turf cordobés pagará impuestos por las apuestas

El Jockey Club de Córdoba deberá pagar el impuesto a las ganancias por las apuestas, ya que son consideradas «juegos de azar».

El Jockey Club de Córdoba deberá pagar impuesto a las ganancias por la explotación de las apuestas hípicas. Así lo definió la Cámara Federal de Apelaciones de la provincia, en decisión unánime, luego de que se pidiera la intervención judicial para determinar si las apuestas ingresan en la categoría de juegos de azar y por eso pueden ser gravadas por ganancias.

La apelación había sido promovida por el club de barrio Jardín que, oportunamente, había entablado demanda contra la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) por el cobro del impuesto a las ganancias que consideró ilegal.

La legislación dice que «están exentas las ganancias de las asociaciones deportivas y de cultura física, siempre que las mismas no persigan fines de lucro, exploten o autoricen juegos de azar y/o cuyas actividades de mero carácter social priven sobre las deportivas…»

«Las carreras de caballos por sí mismas, como destreza deportiva no constituyen juegos de azar, en tanto y en cuanto sean ofrecidas sólo como un espectáculo público y deportivo. Entiendo que la confusión que intenta crear el apelante, no radica en la literalidad de los términos empleados sino en los hechos a los cuales se les aplica la conjunción de los mismos. Así, si una carrera de caballos como destreza deportiva no es un juego de azar, las apuestas a cualquier hecho, sí lo suponen», explica el fallo de la Cámara de Apelaciones.

«Los esfuerzos del recurrente para diferenciar las apuestas sobre las carreras de caballos de los juegos de azar, no alcanzan a conmover los claros motivos expuestos por la administración para disponer en la resolución atacada la obligación de tributar», concluye.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.