Compró CIRSA y ahora va por activos inmobiliarios

Blackstone ha invertido más de 25.000 millones de euros en los últimos años en España.

Blackstone mantendrá su apuesta por España en 2019 a pesar de la reciente derrota sufrida contra Lone Star en la puja por activos tóxicos de Bankia, y de la aprobación del Real Decreto sobre el alquiler de vivienda.

La sociedad estadounidense prevé que la entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri vuelva durante 2019 a sacar a la venta carteras de hipotecas y activos inmobiliarios, y presentará ofertas por las mismas.

El presidente de Blackstone en España, Claudio Boada, trasladó a la Ministra de Economía, Nadia Calviño, en un acto público celebrado en Madrid el pasado mes de noviembre, la preocupación de los fondos extranjeros por las medidas que sobre el mercado del alquiler preparaba el Gobierno. Las palabras de Boada fueron entendidas por algunos como un ultimátum.

«Cuando nadie invertía en España por la crisis, Blackstone apostó por el país», subrayan fuentes cercanas a la sociedad de inversión. «Lo seguirá haciendo durante 2019, a pesar de todo», indican, en referencia a la aprobación del Real Decreto sobre el mercado del alquiler, y la compra fallida de los activos inmobiliarios tóxicos de Bankia.

Blackstone daba por hecho que compraría la cartera hipotecaria e inmobiliaria de Bankia por algo más de 1.000 millones

Blackstone, de acuerdo a las fuentes consultadas, daba por hecho que compraría los activos de Bankia -cartera hipotecaria y más de 11.000 pisos, todo con un valor de unos 3.000 millones- y que su oferta, de algo más de 1.000 millones de euros, sería imbatible.

Sin embargo, fue el fondo Lone Star el que finalmente se hizo con las carteras hipotecaria e inmobiliaria de la entidad financiera, por un precio que no fue hecho público el pasado 17 de diciembre, cuando la operación fue comunicada a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

La derrota ante Lone Star se sumó a la aprobación, en Consejo de Ministros, el 14 de diciembre, del Real Decreto-ley de medidas urgentes «para mejorar el acceso a la vivienda y favorecer el alquiler asequible».

La nueva norma modifica la Ley de Arrendamientos Urbanos, entre otras leyes, y aumenta el plazo legal mínimo en el que el inquilino puede permanecer en la casa arrendada. El plazo de prórroga obligatoria de los contratos de arrendamiento de vivienda pasa de tres a cinco años, y hasta siete años si el arrendador es persona jurídica.

La firma estadounidense ha comprado carteras de Catalunya Caixa, Popular, la Socimi Hispania, el grupo Cirsa…

Blackstone entiende que la norma es discriminatoria, por diferenciar entre persona física y jurídica, y que favorece a los inquilinos que no pagan, a los morosos. Pero también considera que el Real Decreto «podría haber sido aun peor si el Gobierno se hubiera plegado a la exigencia de Podemos de que los Ayuntamientos pudieran limitar directamente los precios de alquiler», indican las fuentes consultadas.

Más de 25.000 millones invertidos

En los últimos años, Blackstone ha invertido en el mercado español cerca de 26.000 millones de euros.

En marzo de 2014 Blackstone se quedó, por 3.615 millones de euros, con 40.000 hipotecas problemáticas de Catalunya Caixa, iniciando así un periodo, que todavía no ha terminado, en el que la banca española ha ido desprendiéndose de sus activos inmobiliarios, adquiridos principalmente por fondos estadounidenses.

Desde que comprara las hipotecas de Catalunya Caixa, la mejora de la economía española ha provocado que este tipo de operaciones sean cada vez menos rentables para los fondos. Los descuentos que se negociaban en la compra de activos tóxicos son ahora menores ante el incremento de los precios del mercado inmobiliario, y los precios exigidos por la banca son mayores. Aun así, Blackstone mantiene su apuesta por el mercado español.

En los últimos dos años, Blackstone ha comprado ladrillo tóxico de Banco Popular, junto con Santander, por más de 5.000 millones de euros; ha adquirido la Socimi Hispania, por 2.000 millones; el 50,01% de la Socimi de pisos en alquiler Testa, por 947 millones. También se ha hecho con Cirsa, una de las compañías líderes de la industria del juego en Europa, una operación valorada en unos 2.000 millones.

Fuente: sectordeljuego.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.