Otra batalla comienza en Codere

Nuevo Codere: ¿Quién es quién? … ¿Y ahora qué?

Tras los ceses acontecidos el pasado viernes durante el Consejo de Administración de Codere, Norman Sorensen Valdez será el nuevo presidente no ejecutivo de la compañía mientras Vicente Di Loreto accede al cargo de Director General. La etapa de José Antonio Martínez Sampedro como Presidente y Consejero Delegado de Codere y de su hermano Luis Javier como Vicepresidente ha llegado a su fin; a partir de ahora pasan a ostentar la condición de consejeros dominicales, según el comunicado del grupo a la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Pero, otra batalla ha comenzado.

Mientras esto ha sucedido, José Antonio Martínez ostenta un 14,063% de Codere a través de Masampe (representada por Pío Cabanillas, exministro y actual asesor de Acciona), y Luis Javier, su hermano, controla directamente un 2,426% de la compañía.

Los motivos para el cambio, un cambio llevado a cabo con respaldo y consenso mayoritario del Consejo, radican en la necesidad de ejercer un nuevo liderazgo a través de un crecimiento rentable, maximizando el valor accionarial. Al menos así reza el comunicado de Codere.

El cambio de estrategia de la sociedad está sustentado en la persona de Norman Sorensen Valdez, quién ya estaba presente en el Consejo de Administración desde abril de 2016. Tendrá la difícil tarea propia de las funciones de Gobierno Corporativo, para lo que cuenta con mucha experiencia en definición de estrategias.

Posee un profundo conocimiento del mercado de servicios financieros y de bienes de consumo, lo que le ha servido para una larga andadura como directivo en grandes compañías como Citybank y AIG. Así se manifestaba tras su nombramiento: “Afrontamos esta nueva etapa de Codere con la ilusión de hacer crecer un gran proyecto. Tenemos la certeza de contar con el talento y el potencial necesario para encarar un futuro prometedor, en el que seguiremos a la vanguardia del sector del juego privado”.

Vicente Di Loreto ejercerá de primer ejecutivo de Codere, y se encargará de las funciones organizativas ejecutivas; algo que ya hizo para Argentina como CEO desde 2004 a 2011, y como COO para todo Latinoamérica. Anteriormente fue socio fundador y CEO de G3M Partners; su experiencia en cargos de gestión y dirección en grandes empresas como Pepsi, Arthur Andersen o Grupo Clarín avalan su nombramiento. En los últimos 14 años ha estado vinculado al sector del juego, ganando experiencia en implementación de planes estratégicos de crecimiento: “Es el momento de potenciar el liderazgo de Codere en sus mercados actuales, a la vez que aumentar los recursos y esfuerzos en los mercados on-line, potenciando la integración entre ambos y enriqueciendo la propuesta de valor para nuestros clientes. Sin descuidar las oportunidades de crecimiento que pudieran presentarse, en particular en un mercado como el brasileño, que aún no está regulado”.

La batalla continúa

El resto del reparto accionarial queda así: Silver Point Capital Management a través de su gestor Edward Arnold Mule, controla el 23,35% de las acciones del grupo. David Abrams del fondo Abrams Capital, atesora el 8,788% del capital social. Jon R.Bauer, gestor de Contrarian Capital Management controla por su parte el 7,273%. TurnpikeLimited tiene el 2,235%, VR Global Partners un 2,488%, Alden Global Oportunities un 3,4% y Agbpi Fund un 1,115%.

La coyuntura económica fue favorable a Codere durante los 9 primeros meses del año, donde presentó un beneficio neto de 8,3 millones, aunque las cuentas del ejercicio inmediatamente anterior arrojaron unas pérdidas de 1129,7 millones. El motivo de tal desequilibrio radica en la contabilización de la reestructuración financiera que acometieron, a pesar de lo cual los ingresos de explotación ascendieron a los 1215 millones, o lo que es lo mismo, un 5,7% de crecimiento.

La familia fundadora prepara la próxima Junta de Accionistas mientras tanto; y lo hacen planeando una impugnación a las decisiones del Consejo. Tensión, dossiers con cientos de papeles…y una flagrante vulneración del pacto de accionistas. Las razones de los Martínez Sampedro aseguran que el pacto se romperá.

Y después, según la cláusula buy-sell option; una parte comprará la participación de la otra. Los tres fondos suman un 40% del capital y tres consejeros de los nueve que tiene Codere, mientras Masampe tiene un 19,4%.

El pretendido plan estratégico que proponían los fundadores, con la transformación digital como telón de fondo, no ha sido del agrado de los fondos. Recordemos que la empresa emplea a 13575 personas, y ya perdió 9000 trabajadores a raíz del inicio de la crisis, hace más de una década.

Deja un comentario