CÓRDOBA AL AZAR

ANALIZAN LA APERTURA PARA LOS JUEGOS DE AZAR

Mestre y Riutort admitieron que, si se presenta esa posibilidad, la evaluarían. No expusieron mayores reparos hacia la instalación de casinos y «slots».

Aunque ninguno lo planteó como prioridad, ni dijo que tenga pensado gestionar el ingreso de los juegos de azar al ejido de la ciudad de Córdoba, al menos dos de los principales candidatos a intendente le abrieron una puerta a la posibilidad de sumar casinos y tragamonedas, actividad que hoy está prohibida.

En ese sentido se pronunciaron, con distintos argumentos, Ramón Mestre (UCR) y Olga Riutort (Fuerza de la Gente), a quienes los sondeos de opinión ubican en posiciones muy expectables de cara a los comicios del próximo 18 de septiembre.

En cambio, rechazaron de plano la opción de habilitar el juego en Capital los candidatos Héctor “Pichi” Campana (PJ), Esteban Dómina (Frente Cívico), Carlos Vicente (Nuevo Encuentro), Laura Sesma (Coalición Cívica) y Sebastián García Díaz (Alianza Frente Popular).

En la provincia, la oferta de juego se concentra actualmente en 17 ciudades, en su mayoría del Gran Córdoba y con perfil turístico. La vedette de ese esquema son las slots (tragamonedas), instaladas durante la gestión de José Manuel de la Sota.

Hasta 2010 había 3.300 máquinas, pero el presupuesto de este año contemplaba la incorporación de otras 2.100 slots . No se conoce con exactitud la marcha de ese proceso.

En la Capital, la prohibición del juego vino de la mano del enfrentamiento político que, entre 2003 y 2005, libraron el entonces gobernador De la Sota con el intendente de Córdoba, Luis Juez. Este último se opuso totalmente a la instalación de slots en la ciudad.

En el caso de Mestre, se mostró permeable a revisar la actual prohibición. “Yo no me ato, digo que lo voy a evaluar. Rosario y Santa Fe, gobernadas por socialistas, pusieron el juego. No creo que poner el juego sea algo oscuro o poco transparente, digo que si están dentro de las condiciones de la políticas de promoción del turismo y la cultura, sirven”, opinó.

Por su lado, Riutort dijo que el tema “no es prioritario”, pero que “si se plantea, lo pensaría”.

“Tenemos que dejar de ser hipócritas. Todos saben que a los casinos de Alta Gracia, Carlos Paz y Río Ceballos va la gente de Córdoba. Me parece tonto que esté prohibido en la Capital y que les dejemos el canon a otros municipios”, evaluó.

Además, destacó que con plata del juego se solventan los planes sociales provinciales. “Si decimos que el juego es malo, renunciemos a todos los planes a los que accedemos y que se originan en lo que estamos criticando”, demandó.

Por otro andarivel, las posturas de los candidatos que le dicen “no” a los juegos de azar tienen menos matices: todos los consideran perniciosos.

Aunque se postula por el PJ, Campana sorprendió al expresar su total “rechazo” a las tragamonedas, a las que consideró inconvenientes para la ciudad.

Dómina dijo que la ludopatía “ha hecho estragos” en ciudades como Río Cuarto. “Es tremendo, porque el juego no afecta a los ricos. Los que van a las maquinitas son los pobres y dejan lo poco que tienen”, señaló.

Sesma recordó su autoría –como concejala– en la ordenanza de Espectáculos Públicos que fijó la prohibición para el juego en Capital y dijo que esa actividad deber ser “exclusiva de lugares turísticos”.

Vicente asoció el juego como “uno de los lugares donde se lava dinero de actividades ilícitas” y ponderó que “genera hábitos no constructivos”.

Por último, García Díaz puso en duda la legitimidad de que se financien programas sociales con el dinero de los apostadores. “El Estado se vuelve ambicioso por recaudar y no por proteger a las personas”, cuestionó.

Rubén Curto para www.lavoz.com.ar

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.