Convenio en el hipódromo de Azul

En el Día Nacional del Jockey, el secretario general de UTTA, Carlos Felice, firmó en Azul un acuerdo con la entidad local y su presidente, Javier Fay; “Nuestra presencia significa el compromiso de seguir trabajando y demostrando que nuestra actividad es pujante”, remarcó.

En coincidencia con el Día Nacional del Jockey, el hipódromo de Azul disputó el pasado domingo su última jornada de otro gran año. Y esta vez, el público pudo ser testigo de otra fecha como las que ya nos ha acostumbrado el escenario bonaerense. Pero además de la firma de un convenio entre la UTTA y el Jockey Club de Azul, con el objetivo de establecer relaciones de cooperación, programas de formación profesional, capacitación laboral y de investigación que resulten de interés común para la industria hípica.

“Azul es un ejemplo para el resto de la Patria Grande, porque ha trabajado mucho en el fomento de la actividad. Es un hipódromo de primerísimo nivel, con recursos humanos muy calificados. Y nosotros los acompañamos, además, con el apoyo y con los cursos de capacitación”, comentó Carlos Felice, nuestro secretario general, quien incluso entregó trofeos en los dos clásicos de la jornada, acompañado por el secretario de Organización e Interior, Guillermo Taborda, y la delegada de Personal, María Ignacia Herrera. Javier Fay, presidente del Jockey Club de Azul, agradeció el respaldo y comparte “nuestra convicción de fortalecer e integrar a todos y cada uno de los actores que conforman y enaltecen al turf federal”.

A caballo de la idiosincrasia y con ideales en común, Felice agregó: “Nuestra presencia significa el compromiso de seguir trabajando y demostrando que nuestra actividad es pujante. Por eso, firmamos estos convenios, y queremos que se repitan, porque están enfocados en la posibilidad de conseguir trabajo, su progreso y la inserción laboral”.

Para entonces, el 1 había dejado su huella en Azul. Ese número identificó al ganador de las tres últimas pruebas, incluidos los clásicos Carreras de las Estrellas Cervantinas, cuyos 1400 metros dominó Don Rapaz por la cabeza sobre Verso de Amor, y Ciudad de Azul (2200m), donde se impuso por siete cuerpos True Faith. Aquél, representante del stud Bar Royal, con la monta del aprendiz Elías Martínez y el otro, de la caballeriza Ale-Bo, a las órdenes de Gustavo Villalba.

Fuente: diariolaopinion.com.ar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.