Los eSports españoles buscan liderar en Latinoamérica

El desembarco de la Liga Profesional de Videojuegos (LVP) el año pasado y el lanzamiento de la Liga Movistar Latinoamérica este año han dado pie a una estructura legitimada en la región.

La bola de nieve de los eSports gana tamaño y peso a medida que avanza. Los deportes electrónicos han pasado de ser meros torneos nacionales a aglutinar una atención global, con estadios llenos y streamings con cientos de miles de espectadores. En plena curva ascendente, la infraestructura en España se profesionaliza cada vez más, tal y como demuestra la incursión de marcas de gran consumo o profesionales procedentes del sector más tradicional. Y en este contexto, los clubes españoles de eSports alzan la vista para conquistar nuevos territorios en el extranjero.

Latinoamérica se ha convertido en el destino más atractivo para entidades españolas como Team Heretics o MAD Lions, que ya están irguiendo sus primeros proyectos en la región. Mientras que el primero está desarrollando su estrategia en la escena competitiva de Fortnite, el club de los leones se fusionó el pasado noviembre con el conjunto colombiano Zeu5 Gaming. La organización madrileña creó entonces MAD Lions EC Colombia, que aspira a convertirse en una entidad de peso en toda Latinoamérica.

En este contexto, los equipos están realizando un empuje junto con la Liga de Videojuegos Profesional (LVP), propiedad de Mediapro, que está llevando su infraestructura a la región con el objetivo de profesionalizar la escena local. “El aterrizaje en Latinoamérica ha ido de la mano de Riot Games, para el que hemos asumido el control de las ligas nacionales de México, Colombia, Chile y Argentina”, indica Mario Pérez, responsable de desarrollo de negocio internacional de la LVP, a Palco23.

La organización desembarcó en 2018 en la región con un plan a cuatro años. La fase inicial era conocer la escena y detectar el talento para comenzar una transición a la profesionalización. “Lo que hemos hecho ha sido mapear los mercados y ver qué nivel competitivo había, el potencial de profesionalización de los equipos el interés de los particulares en invertir para poner a todas las partes en contacto”, explica Pérez. “A finales de 2018, seleccionamos los ocho equipos de cada liga que tenían el potencial para poder competir dentro de la liga latinoamericana en 2019”, agrega.

Así, la LVP lanzó el año pasado una serie de circuitos nacionales en los que los clubes compitieron durante todo el curso. El objetivo no era tanto tener un campeón, sino ver qué equipos podrían formar parte de una futura liga profesional. En ese sentido, la fase inicial pasaba por poner orden. “El mercado latinoamericano ha estado castigado por pequeños organizadores de torneos con poca seriedad y equipos poco profesionales de cara a las marcas”, afirma el responsable de desarrollo de negocio internacional de la LVP.

Mientras que en España, la compañía cubre un amplio abanico de videojuegos, en Latinoamérica han comenzado sólo con Clash Royale y League of Legends, y en Chile únicamente con este último. “La LVP ya tenía un buen posicionamiento dentro del mercado latinoamericano, ya que parte de nuestras audiencias provienen de allí -señala Pérez-; lo que buscamos es dar a los espectadores de la región la opción de no tener por qué seguir la liga española, sino tener sus propias ligas con sus propios equipos y eventos presenciales”.

El despliegue de recursos de una organización como la LVP es lo que también anima a los clubes españoles a cruzar el Atlántico. “La región antes no tenía ningún repositorio fiable y sólido sobre el que los equipos pudieran dar el paso, y lo han visto más factible ahora que hemos aterrizado allí con nuestra infraestructura”, opina el directivo. Claro que también la propia LVP necesita del envite de los equipos. “Para nosotros es clave el apoyo de los clubes para poder crear un ecosistema fuerte”, apunta.

Team Heretics tiene previsto aterrizar en Latinoamérica este año para llevar su marca a un nuevo escenario. “Hay muchísima audiencia allí y es donde vamos a entrar”, afirmó Antonio Catena, consejero delegado y cofundador del equipo, a Palco23 este enero. “La diferencia respecto a otros mercados es que hemos tenido que pasar por la LVP, que es la que ha ayudado a arrancar un proyecto de liga seria –señaló-; te da seguridad porque hay una infraestructura detrás”.

En Latinoamérica están ahora las ligas nacionales que realiza la LVP junto a Riot en Argentina, Chile, México y Colombia, cuatro campeonatos de ocho clubes cada uno. Los mejores equipos se clasifican para la competición latinoamericana, en la que también compiten ocho escuadras. Esta última es la Liga Movistar Latinoamérica de League of Legends, que arrancó este enero, y que también es gestionada por Riot. La nueva competición busca reemplazar a las antiguas Copa Latinoamérica Sur (CLS) y Liga Latinoamérica Norte (LLN).

La Liga Movistar Latinoamérica se transmite por la señal en streaming de Movistar eSports, disponible en Chile, Colombia, Perú, Ecuador, Panamá, Costa Rica, Guatemala, Nicaragua y El Salvador a través de la aplicación Movistar Play. Actualmente, los contenidos de Movistar eSports, tanto en directo como on demand, son accesibles para una audiencia que supera los dos millones de usuarios en estos países.

Globalmente, Telefónica ha apostado por la promoción de los deportes electrónicos, incorporándolos dentro de su estrategia de contenidos, así como contribuyendo con el desarrollo y profesionalización del ecosistema gamer. En Latinoamérica, esta jugada se materializó el pasado septiembre con el lanzamiento de la señal Movistar eSports, que busca acercar el mundo de los deportes electrónicos a los seguidores del sector de los videojuegos. Este año, la empresa también organizará por primera vez la Liga Nacional Uruguay Movistar de League of Legends.

ESL también promueve los eSports en Latinoamérica

Otra compañía que organiza competiciones de eSports es ESL, la cual promueve los deportes electrónicos en todo el mundo (incluida España) y tiene presencia en Latinoamérica. La empresa propone torneos semanales amateurs de gran variedad de juegos, así como otros campeonatos a los que también pueden optar jugadores o clubes a nivel profesional.

ESL es una de las organizaciones más veteranas del sector. El grupo, activo desde el 2000, ofrece una plataforma de videojuegos desde la que se retransmiten partidos. En España, la compañía se fundó en 2006 de la mano de las Pro Series y poco a poco se fue profesionalizando hasta la llegada de los diferentes ESL Masters.

Fuente: sectordeljuego.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.