Advierten que el cierre de casinos o bingos no ayuda a combatir la ludopatía

Si bien la mayoría de las personas con adicción al juego tienen entre 30 y 50 años, alertan sobre un aumento de casos en jóvenes. En contraposición con los dichos de la gobernadora, niegan que el cierre de las salas sirva para prevenir a adicción.

A mitad de semana, la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, anunció el cierre de un bingo y de los casinos de Mar de Ajó, Valeria del Mar y Necochea; y, al mismo tiempo informó que se avanzará sobre una serie de medidas para prevenir la ludopatía.

Tras los anuncios Julieta Vacas, coordinadora del Centro de Asistencia al Ludópata (tiene 10 sedes distribuidas en toda la provincia y una en Mar del Plata que funciona en 3 de Febrero 2405, planta alta) advirtió sobre el aumento de casos de ludopatía, sobre todo en personas de entre 20 y 30 años.

Si bien precisó que en Mar del Plata los adictos al juego tienen entre 30 y 50 años, remarcó que desde 2005 creció el número de pacientes jóvenes.

No obstante, remarcó que con el cierre de casinos no se avanza en el control de la ludopatía. “Es una adicción, no tiene que ver con que haya más o menos casinos. Tenemos los juegos en la mano, en el celular: las apuestas online, la persona que tiene problemas, si no hay un casino, va a jugar en lo clandestino o por internet, por ejemplo”, argumentó.

“Hay otras medidas que se pueden tomar, como el programa autoexclusión, que impide la entrada a las salas de juego a la persona que lo pida. Es un trámite que se hace en los centros de ludopatía junto a un testigo y por dos años no puede entrar”, agregó.

Según explicó Vacas, la ludopatía es una “adicción grave” que debe ser tratada de forma individual y grupal porque, incluso, tiene “un alto índice de suicidios”.

“Si bien la gente a veces no llega a consultar, cada vez son más las consultas. De a poco se han ido incrementando desde 2005 hasta ahora, no solamente de jugadores de salas de bingos y casinos, sino también de juegos online”, especificó en declaraciones a Radio 10 de Mar del Plata.

Respecto de las causas que llevan a una persona a convertirse en jugador compulsivo, Vacas aclaró que “son particulares en cada uno”, pero reparó en que la adicción “es el síntoma de otras cosas que pasan: algo que angustia a la persona, depresión, etcétera”.

También comentó que la mayoría de los pacientes llegan en busca de ayuda a partir de la advertencia y acompañamiento de su familia, porque ellos “no tienen conciencia de enfermedad”. “Creen que pueden manejarlo, entrar y salir cuando quieren, jugar la cantidad de dinero que ellos quieren pero nada de eso es real. Son pacientes muy difíciles pero con la ayuda de la familia, de a poco se va pudiendo salir”, indicó.

En ese sentido, explicó que los pacientes se someten a tratamientos que duran entre 3 y 4 años, tiempo durante el cual adquieren recursos y herramientas para enfrentar posibles problemas en el futuro.

0223.com.ar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.