La alcaldesa no quiere más bingos en Barcelona

Ada Colau, alcaldesa de Barcelona

Suspensión de un año, prorrogable a dos, la concesión de licencias para abrir este tipo de locales.

El Ayuntamiento de Barcelona ha anunciado este viernes una suspensión temporal de un año prorrogable a dos de la concesión de licencias para iniciar actividades de pública concurrencia, comerciales y alimentarias en Ciutat Vella, con el fin de iniciar la revisión del plan de usos del distrito. Una decisión que la concejala del distrito, Gala Pin, ha justificado como “una acción necesaria para emprender la revisión”, sobre todo en relación con el ocio nocturno y el turismo.

En algunos casos, la concesión de las licencias ya estaba paralizada, como en los de bares y restaurantes y en el de los hoteles y pisos turísticos, pero las licencias de esos comercios se podían vender e iniciar la actividad en otro lugar. Ese rescate de licencias ya no es posible, y probablemente esta sea una de las consecuencias más relevantes de la suspensión anunciada por el consistorio. De hecho hace tiempo que se había detectado un comercio de licencias a precios elevados.

Esta prohibición incluye desde hoteles y restaurantes hasta centros de ocio como karaoke, bingos o locutorios así como máquinas expendedoras de alimentos y servicios de atención turística o locales que alquilen bicis, motos o incluso segways.

El ámbito de la suspensión incluye todo el distrito excepto la zona portuaria y determinadas actividades del entorno de la Rambla, ya que en esa zona, que cuenta con su propio plan de usos, ya hubo una suspensión en el 2014 y no puede establecerse otra antes de tres años.

sectordeljuego.com

Deja un comentario