S&P vuelve a rebajar la nota de CODERE

Por segunda vez en menos de un mes y medio la agencia de calificación Standard & Poor’s ha rebajado el rating de la compañía de juego Codere, que pasa de CCC+ a CCC con perspectiva negativa. El motivo no es otro que un riesgo creciente de impago en su emisión de bonos de 500 millones de euros y 300 millones de dólares que vence en noviembre del año que viene.

A juicio de la agencia, aún hay incertidumbre respecto a cuándo Codere podrá reiniciar sus operaciones de juego presencia, cerradas en todos sus mercados debido a la crisis del coronavirus. Además , el juego online también se ha resentido de una manera importante por la cancelación de todos los eventos deportivos. S&P refleja en su informe que algunos de estos países, como Italia y también España, han abierto la puerta a que bares o salas de juego puedan empezar a abrir entre mayo y junio, aunque la agencia maneja un escenario en el que esas restricciones no se levantarán en todos los países hasta julio. «Y cuando vuelvan a abrir, no está claro qué otras limitaciones se impondrán por parte de cada Gobierno y si el rendimiento operativo de Codere puede recuperarse hasta una cierta estabilidad«, dice la agencia

Esta calcula que por cada mes en el que Codere mantiene cerrados sus salones de juego, quema hasta 25 millones de euros de caja sin tener en cuenta el pago de intereses de la deuda. La compañía informó el pasado lunes a la CNMV de que tenía una liquidez disponible de 130 millones de euros. S&P cree que ese colchón se agotará en julio o agosto de persistir la situación actual, o si la recuperación es menor de la esperada.

«Sabemos que la empresa está buscando 100 millones extra para mejorar su posición de caja, pero en este punto no está claro si será capaz de obtener esa financiación y de cómo la estructurará«, prosigue el informe.

Codere tiene que cumplir el próximo mes de septiembre con un covenant de deuda de 4.1 veces su ebitda. A cierre de 2019 este nivel de apalancamiento era de 3,2 veces. Sin embargo, «Codere podría incumplir el covenant si las tiendas siguen cerradas más tiempo del previsto en un inicio«.

Tampoco descarta que tenga que iniciar una restructuración de su deuda a medio plazo. Esto, o una renegociación de los bonistas que les diese a estos unas peores condiciones de las iniciales, sería tomado en cuenta por la agencia como un impago.

Según informó ayer la agencia Bloomberg, un grupo de bonistas que representan entre el 40% y el 50% de estos inversores han contratado a PJT Partners, asesores financieros especializados en procesos de reestructuración de deuda, y al despacho de abogados Milbank como asesores ante un posible proceso negociador. Codere anunció el lunes el aplazamiento de un mes del pago del cupón que debía abonar este 30 de abril, sirviéndose del periodo de gracia de 30 días que prevé el contrato de esta emisión.

Fuente: cincodias.elpais.coml

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.