Las agencias mendocinas pueden reabrir

La actividad se detuvo de manera abrupta por la cuarentena, las agencias oficiales de quiniela en la provincia de Mendoza -1.000 bocas aproximadamente- recaudaban diariamente un promedio de ocho millones de pesos y hoy no tienen ningún tipo de posibilidad de facturación.

La preocupación aumenta por preservar el empleo de unas cinco mil personas y desde la Asociación Mendocina de Agentes de Juegos Oficializados (AMAJO) se elaboró un protocolo sanitario persiguiendo volver al trabajo.

A nivel nacional, la Federación Argentina de Cámaras de Loterías, Quinielas y Afines (FACALQA) advierte que necesitan ser incluidos entre las actividades autorizadas para trabajar durante el aislamiento social y obligatorio. Poniendo como ejemplo el permiso a los locales de pago de servicios, muy similares en cuanto a funcionamiento y dinámica a los comercios del sector de quinielas, más de 25 mil bocas directas en todo el país volverían a recaudar para el Estado.

“La situación en nuestro sector es preocupante porque hace más de un mes los negocios están cerrados, sin ningún tipo de recaudación.

Lamentablemente no vemos en el horizonte una pronta reapertura de los locales pero estamos trabajando para que esto no demore, porque hay 5.000 personas que viven de la actividad”, señaló Enrique Paolini, de la Asociación Mendocina de Agentes de Juegos Oficializados (AMAJO).

“Con el cierre de las agencias, el estado se quedó sin los recursos del juego, dinero que está destinado entre otros a atender la salud. La Asociación tiene como propuesta reabrir, con los recaudos necesarios de higiene para preservar la salud de la población, generar un fondo provincial para la compra de insumos e instrumental médico. Hoy los ingresos del estado son nulos y la quiniela clandestina sigue operado con los sorteos de países perisféricos”, sostuvo el dirigente.

“La gente sigue jugando y el estado pierde ingresos genuinos, la propuesta al gobernador –que es quien da el permiso y habilita el funcionamiento de las actividades- es seguir adelante en un horario reducido. Hemos elaborado un protocolo sanitario en el que se destacan acciones para resguardar el distanciamiento social, medidas de seguridad e higiene. No atender a los adultos mayores y a las personas de las franjas más vulnerables”, agregó Paolini.

Lo que reclama el sector es que les permitan abrir sus puertas, ya que son comercios de proximidad, similares a una dietética o un centro de pago de servicios, con lo cual no se genera aglomeración ni desplazamiento de personas. “Hoy los ingresos nulos, cobramos un porcentaje de los recaudado, hemos tomado deudas y esto genera angustia, No hemos recibido subsidios, ni prestamos, ni nada para poder vivir”, puntualizó el agenciero.

A nivel nacional, una idea que surgió -en los últimos días- de la Federación Argentina es que en las agencias se paguen jubilaciones y planes sociales, además de cobrar impuestos y servicios en estos comercios, algo que podría descomprimir a los bancos y evitar desplazamientos. En Mendoza, en tanto, las agencias estaban habilitadas para cobrar impuestos, pero esta práctica entró en desuso y desde la Asociación local se pretende reflotar la iniciativa.

Fuente: losandes.com.ar

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.