¿Reabre el hipódromo de Bahía Blanca?

Reunión con criadores y proteccionistas en el Concejo

Dos profesionales dieron sus puntos de vista -que abren la polémica, por cierto- respecto de la actividad hípica y el eventual inicio de las competencias en Bahía.

El debate por el retorno de las carreras de caballos se instaló en Bahía Blanca por la posible reapertura del hipódromo del Club Argentino.

Organizadores y criadores que las promueven, entidades proteccionistas que se oponen y hasta concejales que deberán analizar un proyecto que pretende prohibir la actividad ya dieron sus puntos de vista.

Para sumar más voces, La Nueva consultó a dos veterinarios que ofrecieron una mirada profesional para determinar si en este tipo de competencias hay o no maltrato animal.

Edgardo Di Salvo manifestó su oposición abierta a las carreras: “Podría hablar con una postura liviana y corporativa pero prefiero dar mi parecer de manera profunda y comprometida”, dijo.

“Los caballos son mártires, convidados de piedra de una actividad basada en la explotación animal y validada por una mirada cosificadora, especista y antropocéntrica donde sólo cuenta el afán de lucro basado en el juego”, aseguró.

También sostuvo que en la Argentina del siglo 21 la sociedad amplía cada vez más su círculo de compasión a otras especies y que no se puede justificar bajo ningún concepto jurídico probatorio que las carreras de caballos sean beneficiosas para sus protagonistas, los caballos, ni para la sociedad en su conjunto.

“Propician conductas ludopáticas, generan explotación y cosificación animal usándolos como verdaderas máquinas de correr, donde todo vale a la hora de ganar y no hay control antidoping posible y suficiente frente a prácticas empíricas e ilegales que se dan en el ámbito privado “.

Por último remarcó que su opinión es fruto de la experiencia de 30 años de práctica profesional veterinaria “tratando de llevar adelante rescates en vía pública y asistencias equinas en estado crítico y desesperante”.

«Mucho más que en contra o a favor»

Roberto Giménez fue responsable de Veterinaria y Zoonosis durante la gestión del intendente Gustavo Bevilacqua.

Opinó: “En lo personal las carreras no me gustan, pero desde el punto de vista científico hay mucho más que estar en contra o a favor”.

Aseguró que el principal cuestionamiento a las competencias pasa por el doping y la calidad de los controles que se realizan, aunque abrió el debate al afirmar que para manifestar una postura hay que apelar a la ciencia.

“Para definir si hay maltrato animal se deben tener en cuenta 5 preceptos de bienestar animal que se deben cumplir, como darles alimento, cuidado sanitario, refugio y pensar en las necesidades propias de la especie”, aseguró.

“Antes que nada hay que aclarar que el equino es una presa en la cadena alimentaria, por eso tiene sus ojos al costado del cráneo, lo que le permite comer y estar atento a la presencia de un posible depredador. Además es un animal de manada o tropilla y su bienestar depende de estar en contacto con los de su especie”, contó.

“Uno de los problemas con los caballos de carrera es que se los trata y viven de forma individual en boxes, con puertas que le permiten sacar la cabeza hacia afuera pero que le impiden el contacto con sus pares, lo cual les provoca un estrés que los aleja de un estado de bienestar y hasta los perjudica en su rendimiento deportivo. Los boxes donde los guardan debería tener ventanas a los costados que les permitan ver a otros caballos”, señaló.

Otro punto es que en su estado natural comen unas 16 horas por día y lo hacen mientras caminan, lo cual los ayuda a no tener problemas digestivos. “En los studs se alimentan sin poder moverse y eso es perjudicial”, dijo.

Luego mencionó el problema del dopaje y la calidad de los controles. “Si bien hay mucha legislación vigente siempre hay dudas, por lo cual el Estado debe estar muy presente para controlar”.

“Hay que debatir más allá de prohibir o no prohibir porque una prohibición generaría que se puedan organizar de manera ilegal. El tema va más allá del blanco y negro y considero que se deben buscar las formas más sanas de convivencia entre los humanos y el deporte, pero siempre entendiendo las necesidades de estos animales”.

A diferencia de Di Salvo y Giménez, que opinaron a título personal, el Colegio de Veterinarios aún no emitió su postura.

Ayer hubo una reunión con criadores y proteccionistas en el Concejo

La Mesa de Abordaje a la Problemática Animal Urbana que funciona en el Concejo Deliberante recibió ayer a criadores de caballos. Allí fueron escuchados por concejales y proteccionistas.

Roberto De Barrenechea, Jorge Martín y Damián Rocha dieron sus argumentos en relación a cómo cuidan a los caballos y defendieron que la actividad hípica representa también una fuente de trabajo.

El concejal Gustavo Mandará (Frente de Todos) indicó: «Se los escuchó y se tomó nota de lo que dijeron, debido a que muchos de los integrantes de la Mesa ya tienen una posición tomada”.

Mandará agregó que para esta semana se espera la presencia de dirigentes del Club Argentino para seguir analizando esta temática.

Los espacios de oposición, que representan a la mitad de los concejales, ya manifestaron su postura en contra del regreso de las carreras de caballos. El oficialismo de Juntos por el Cambio todavía no oficializó su postura.

Fuente lanueva.com

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.