Codere aparta a Carlos Villaseca por «agujero» en sus cuentas

La compañía de juegos ha decidido apartar de forma temporal a su número dos, Carlos Villaseca, mientras concluye la investigación interna para detectar el origen del desfase en los ingresos.

Codere ha decidido apartar de forma provisional a Carlos Villaseca, el ‘chief operating officer’ o consejero director general, mientras finaliza la investigación interna con la que confía acotar la magnitud del agujero en sus cuentas en sus filiales lationamericanas, anunciado el pasado 7 de octubre y depurar responsabilidades. Así lo han confirmado fuentes de la compañía, que matizan no haber tomado ninguna medida disciplinaria todavía hasta conocer las conclusiones del informe ‘forensic‘.

Desde el grupo dedicado al juego privado, se matiza que la decisión de quitarle las funciones a Villaseca es lo habitual en estos procesos en que un investigador externo independiente trata de conocer los motivos por los que se han descubierto «ciertas inconsistencias» en sus resultados, tal y como definió Codere en su comunicado oficial de hace una semana. Sus responsabilidades han pasado al consejero delegado, Vicente Di Loreto.

La última empresa que vivió una situación similar fue DIA, que advirtió de un exceso en la valoración de algunos activos, lo que la llevó a registrar un patrimonio negativo y acercarse a la quiebra. El grupo de supermercados primero despidió a su consejero delegado, Ricardo Currás, después suspendió de empleo y sueldo a su director financiero, Amando Sánchez, que fue relevado, y por último echó al nuevo CEO, Antonio Coto, tras presentar una denuncia en la Fiscalía Anticorrupción.

La compañía informó de que sus mecanismos de control interno habían detectado irregularidades en el reporte de los resultados contables referidos a 2019 de tres de sus filiales latinoamericanas (México, Panamá y Colombia). Villaseca es el máximo responsable de todos los países del grupo, con la excepción de Italia, según el organigrama oficial. Otras fuentes añaden que el que fuera hasta el año pasado máximo responsable de América del Norte tenía el control absoluto de toda la información de estos mercados.

El análisis preliminar de estas inconsistencias cifra su impacto máximo en torno a los 13-18 millones de euros, sobre los resultados publicados del primer semestre del año, lo que reduce las previsiones de beneficio bruto de explotación o ebitda ajustado para el ejercicio completo en aproximadamente 20 millones. Codere ha encargado a una empresa estadounidense experta en estos casos un análisis profundo de los números y le ha pedido que lo acelere lo más rápido posible para poder presentar las conclusiones finales a la vez que presenta los resultados del tercer trimestre, en la primera semana de noviembre.

Con ello, pretende disuadir todas las dudas generadas entre los inversores por la veracidad de las cuentas, que ha tenido como consecuencia una rebaja de su calificación crediticia o ‘rating’ por parte de las agencias que miden su solvencia, como hizo Standard & Poor’s el pasado lunes. En la primera semana de trabajo, no se ha detectado impacto adicional en la situación de liquidez de la empresa, ni salidas de caja inapropiadas, tal y como especificó el grupo en su hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Devolución de impuestos

Fuentes oficiales de la compañía indican que una vez se conozcan los resultados de dicho proceso forense, que determinará el origen de las inconsistencias y la raíz de las responsabilidades o errores internos, la compañía tomará las medidas pertinentes para subsanar las discordancias detectadas y asegurar que no vuelvan a producirse.

Codere llevó a cabo una reorganización organizativa el pasado mes de abril cuando Villaseca fue ascendido a COO, como se conoce su cargo por las siglas en inglés. Al mismo tiempo, nombró a Rodrigo González director regional de México y a Bernardo Chena, responsable del resto de países de Latinoamérica. Asimismo, designó a Lucas Alemán jefe de Panamá.

Mientras tanto, el equipo directivo de Codere está diseñando un plan de acción para mitigar el impacto de este desfase en los resultados del grupo. Una de las medidas que ya se han tomado ha sido pedir a Hacienda la devolución del IVA cobrado de más por los ingresos que fueron inflados, por lo que al menos espera recuperar unos cinco millones en el caso de que la Agencia Tributaría acepte su reclamación.

Fuente: elrecreativo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.