Jacobo Winograd recordó el día que hizo saltar la banca

El mediático Jacobo Winograd fue invitado a Incorrectas (América, lunes a viernes a las 17.15) para hablar sobre su relación con Carlos Monzón, uno de los temas del momento.

Pero, a pura verborragia, Jacobo abrió distintos temas y contó varias anécdotas, como cuando hizo saltar la banca en el casino de Mar del Plata en 1986. Moria Casán se sorprendió con el relato y le pidió detalles.

«Yo salté la banca con el 32», arrancó Winograd, que por ese entonces tenía una empresa de alquiler de autos de alta gama. «Cuarenta personas jugaron para mí», recordó.

Su táctica consistió en acumular dinero jugando a la ruleta a lo largo de 40 días. Luego, convocó a los choferes de su empresa para jugar todos juntos «la última bola». «Junté la plata de todos esos días. Yo les decías que la plata me la habían prestado. ‘Es mía y no es mía’, decía. ‘Me la prestó el casino'».

«Prometí una propina muy importante. Dije ‘Si viene el 26, 29 o 32 hay tanta plata. Viene el 32… yo estaba en enfermería con taquicardia», contó Jacobo, que ganó una cifra mayor a los 4 millones de dólares. «Me echaron, me dieron perpetua y me sacaron el 35% de ganancias».

Sin embargo, al otro día volvió al casino. Repitió la táctica, pero él se quedó siguiendo la jugada desde un árbol cercano al casino, dando órdenes vía un walkie talkie. «Fue mi gente, pero abrieron la ventana, me caí y me rompí el huesito dulce», contó, a pura risa.

Luego, Jacobo, que recordó a Gerardo Sofovich, Guillermo Bredeston y Darío Vittori como sus grandes «amigos de casino», aseguró que jugar «es hermoso». «Entre un orgasmo y agarrar el 26, me quedo con el 26. ¿Sabés lo que es agarrar el 26 con un pleno?», le preguntó a las panelistas.

Pero después ensayó una reflexión a puro refrán: «El juego no conduce a nada. Te hace perder familia. El que juega por necesidad pierde por obligación. De enero a enero la plata es del banquero. El casino tiene tiempo y te espera. Yo estuve enfermo por el juego. Yo soñaba, no por una mujer, sino por el 26». Y para el final se sinceró: «Dejé de jugar por mi hija».

Fuente: clarin.com/

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.