Empleados protestarán en la Legislatura de Mendoza

La concesión de la sala finaliza en tres meses, y el Gobierno provincial mantiene su promesa de no abrir una nueva licitación y achicar el negocio del juego.

Trabajadores de los gremios de juegos de azar y gastronómicos se movilizarán mañana, martes 2 de julio, a la Legislatura de la provincia de Mendoza para reclamar la continuidad del casino de la ciudad de San Rafael, que cerrará sus puertas en octubre.

La concentración será a partir de las 11. Representantes del Sindicato de Trabajadores de Juegos de Azar (ALEARA) y de la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (UTHGRA) entregarán un petitorio para exponer la situación de los 80 trabajadores que quedarán en la calle y solicitarán se encuentre una alternativa que permita la continuidad laboral.

«Vamos a interiorizar a los legisladores sobre los perjuicios sociales y laborales que causará la decisión del Instituto de Loterías provincial de no llamar a una nueva licitación ni extender la actual en el marco de la crisis social y económica que vive el país», explicó Ariel Fassione, secretario gremial de ALEARA.

El sindicalista precisó que «cada vez queda menos tiempo y la incertidumbre que se vivía hace meses dio paso a la certeza de que en octubre decenas de trabajadores quedarán en la calle, sin posibilidades de reinsertarse laboralmente en el corto y mediano plazo».

«La concesión actual se termina en tres meses, y el gobierno provincial argumenta que debe cumplir una promesa de achicar el juego realizada hace varios años, cuando nadie esperaba que la desocupación y la pobreza se dispararan a los actuales niveles. Por eso, ahora lo que reclamamos es inteligencia para entender que las cosas ni en la provincia ni en el país son iguales a ese momento», puntualizó Fassione.

Los representantes de los trabajadores han mantenido en los últimos meses reuniones con autoridades legislativas y políticas de todos los sectores partidarios, y hasta el Concejo Deliberante de San Rafael votó una ordenanza para pedir la continuidad de la sala, más allá de cual sea la empresa operadora.

«No entendemos que se anuncie el cierre de una fuente de trabajo genuino y regulado como un logro político, ya que con la desaparición de ese casino crecerá exponencialmente el juego clandestino, generador de todo tipo de corrupción y además tanto la ciudad como la provincia dejarán de percibir impuestos, tan necesarios poder cumplir con numerosos programas sociales existentes», agregó Fassione.

Fuente: yogonet.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.