Boldt dejó de operar las tragamonedas del Casino Central

Desde hoy comienzan a ser operadas por Casino Victoria, que se impuso en la licitación realizada por la Provincia. Boldt había sigo marginada en enero por incumplimientos al Pliego de Bases y Condiciones.

Una nueva era comienza en el Casino Central de Mar del Plata, donde el gigante Boldt dejó de operar las máquinas tragamonedas, que desde hoy serán manejas por Casino de Victoria, que se impuso en la licitación convocada por la Provincia, luego que Boldt quedara afuera por incumplimientos al Pliego de Bases y Condiciones.

El 29 de marzo la Provincia oficializó las adjudicaciones de las tres licitaciones bajo la que se licitaron tres paquetes de siete casinos. El Central de Mar del Plata lo hizo en conjunto con Monte Hermoso, que fueron otorgados a Casino de Victoria SA, empresa a cargo de Daniel Mautone y si bien no cuenta con la participación activa de acciones de Daniel “El Tano” Angelici, es uno de sus principales socios. Según lo dispuesto, Casino de Victoria SA contará con una retribución del 55,5 % de la rentabilidad mensual de la explotación de las máquinas.

La compañía manejará el negocio de los cuatro casinos por un período 20 años contados a partir de la fecha de suscripción del contrato, con posibilidad de prórroga de un 1 año adicional a opción del Instituto Provincial de Lotería y Casinos.

En enero, el Instituto Provincia de Lotería y Casinos resolvió excluir a la firma Boldt de las licitaciones de los casinos Central y Hermitage a partir de un dictamen de la Fiscalía de Estado a causa de distintos incumplimiento al Pliego de Condiciones Particulares y Especificaciones Técnicas. La noticia supuso un fuerte sacudón al juego en territorio bonaerense, donde en los últimos 23 años la firma de Antonio Tabanelli fue el principal protagonista del negocio.

A comienzos de 2018, además de la licitación de las tragamonedas, la Gobernadora también había anunciado el endurecimiento de los operativos en contra de las mafias de las apuestas clandestinas y el cierre del Bingo Temperley, y los casinos de Mar de Ajó, Valeria del Mar y Necochea.

En aquel entonces, aseguró que estas políticas «van en línea con un cambio que estamos proponiendo, de frenar el crecimiento del juego y combatir el juego ilegal», añadiendo que «por eso vamos a llamar a licitación pública para instalar 3.900 máquinas en casinos de la Provincia. Es la primera vez en 23 años que se hace por licitación, ya que antes eran por adjudicación directa o prórrogas, mientras que ahora lo haremos con competencia y de manera transparente».

Vidal criticó también a «muchos dirigentes políticos que, en el pasado, sabían lo que estaba sucediendo, y no quisieron o no pudieron frenar el crecimiento del juego ilegal en la Provincia».

Además, junto con el refuerzo en la asistencia a las personas que padecen ludopatía a través de diez Centros de Atención distribuidos en el Gran Buenos Aires, se habilitó una línea telefónica gratuita (0800-444-4000) para la atención de llamadas de adictos a las apuestas o sus familiares, y se fortalecerá la campaña de comunicación para concientizar a los vecinos sobre los perjuicios que conlleva el juego sin control.

Fuente: lateclamardelplata.com.ar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.