Cirsa y los rumores de su salida a bolsa

Justo cuando se cumple un año de la adquisición de CIRSA por parte de Blackstone, leemos un sustancioso reportaje en EconomiaDigital.es donde se apunta a que la salida en Bolsa de CIRSA sería uno de los principales objetivos a medio plazo por parte del que es uno de los mayores fondos del mundo. Además de algunos puntos que demuestran que el crecimiento del ritmo de inversión en 2019 y la expansión de la empresa están garantizados para este 2019, se apuntan detalles que demostrarían que la empresa estaría ya preparándose para cotizar en Bolsa.

En el citado artículo se apunta que Cirsa estaría incrementando el ritmo de inversión en este 2019 y los planes de mantenerse en su actual posición de liderazgo en el mercado español se están cumpliendo, mientras la empresa sigue expandiéndose en Latinoamérica. Asímismo se recuerda que Blakcstone, además de adquirir la compañía a Manuel Lao, también sumó a la operación el asumir la estrategia establecida por los directivos del grupo, a la que dotó de recursos y aceleró. El objetivo -según Economia Digital-: «engordar la firma para que en el momento de venderla las plusvalías sean máximas». Y además ahora se apunta a que hacerlo en bolsa parece el siguiente paso…

En el artículo se recuerda que a pesar de incrementar las ventas desde los 1.661 millones de euros hasta los 1.740 millones y el Ebitda desde los 350 millones hasta los 368,8 millones, el ejercicio 2018 se saldó con unas pérdidas de 284 millones frente a los beneficios de 70,8 millones del año anterior; por lo que el inicio del proyecto no parecía haber arrancado con buen pié. Pero Economía Digital explica las razones de la caída: “La división de Argentina quedó fuera de la venta a Blackstone, por lo que se vendió posteriormente a Manuel Lao a un precio inferior al que estaba contabilizada en los libros”. De este modo, las pérdidas contables aguaron el resultado de una temporada que también se vio impactada por la devaluación de varias monedas latinoamericanas.

Para volver a números en positivo, la firma basa su estrategia en consolidar su posición dominante en España e incrementar las inversiones. Normalmente Cirsa destina unos 180 millones de euros a inversiones cada año. En la división de casinos, la empresa dirigida por Joaquim Agut apuesta por una expansión, especialmente que cubra el hecho que el negocio del bingo no pasa por su mejor momento. Desde 2014 CIRSA, vendió o cerró 13 centros de bingo.

El foco de estas inversiones está puesto en operadores de máquinas recreativas en España y Latinoamérica, y casinos, ya sean en sus mercados principales o en nuevos destinos atractivos. Así, entre 2017 adquirió 17 casinos en Perú y el año pasado hizo lo propio con un casino en Marruecos y otro en República Dominicana.

También se explica la buena situación financiera para reforzar ese plan de inversiones, recordando que Blackstone incrementó en 700 millones la deuda de Cirsa para pagar a Manuel Lao. Así, si el presupuesto se solía repartir en los ejercicios precedentes en unos 120 millones para inversiones de mantenimiento y alrededor de 60 millones para nuevas adquisiciones, sólo un año después la empresa realizó una emisión de bonos de 390 millones de euros a través de la que financió la compra de Giga Games, la empresa de juego de Juan Lao, el hermano de Manuel Lao.

Sobre la emisión de bonos

«La emisión de bonos se ha vuelto una estrategia recurrente en las oficinas de Cirsa en el último año, pues ya en 2018 cerró otra por 1.560 millones de euros. Más baratas que la financiación bancaria, dispararon el endeudamiento neto desde los 885 millones hasta los 1.490 millones de euros en 2018 –sin contar la última ronda de 390 millones–. La razón del incremento fue la propia compra de la empresa. Blackstone pagó alrededor de 700 millones de euros a Lao, pero los 700 millones restantes los puso la propia compañía, por lo que la deuda también escaló hasta las cifras actuales».

La salida a bolsa, en el horizonte

«Como todos los fondos de inversión, Blackstone no tiene vocación de mantenerse durante un largo tiempo como principal accionista. Así, todo parece indicar que recuperará una vieja aspiración de la empresa: salir a bolsa. No es lo mismo salir al mercado con unas ventas de 1.740 millones de euros que con una facturación de 3.000 millones. Por ello, el fondo trata de engordar a la empresa para que sea más atractiva en el mercado de capitales. El horizonte temporal: alrededor de un lustro». Fuente: EconomiaDigital.es

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.