Retraso en las obras del casino Chillán

Nuevamente las obras de construcción del casino Marina del Sol en Chillán están atrasadas. No se logró el objetivo de abrir en diciembre, como se había anunciado el año pasado, y tampoco estará listo este mes, como se esperaba.

Lo cierto es que de acuerdo al nuevo cronograma de faenas, estas debieran concluir, a más tardar, el 31 de julio, revelaron fuentes ligadas a la sociedad penquista.

Desde el punto de vista reglamentario, Marina del Sol tiene plazo hasta septiembre de este año para poner en funcionamiento el casino, gracias a la ampliación del plazo autorizada por la Superintendencia de Casinos de Juego (SCJ).En el caso del hotel, la apertura se concretaría en agosto, coincidiendo con la del casino, aunque esto último no es po-sible asegurarlo, ya que según explicaron desde la empresa, una vez terminadas las obras de la sala de juegos, la SCJ debe aprobar la nueva infraestruc-tura, y solo una vez obtenido el visto bueno de la SCJ y del municipio (recepción de obras) se puede abrir al público.De esta forma, solo en un escenario optimista se puede pensar que la inauguración se realizará en agosto, dado que existe la posibilidad de que la autoridad fiscalizadora realice observaciones al recinto, tal como ocurrió con el casino Luckia en Arica, cuyas obras concluyeron en julio de 2017, pero recién a fines de septiembre de ese año recibió la autorización de la Superintendencia para operar.

De acuerdo a la normativa de casinos, una vez que concluyen las obras, la empresa debe in-formar a la SCJ para que realice la inspección respectiva. La SCJ tiene un plazo máximo de 15 días. En el momento que visita las instalaciones, si lo ve todo bien, puede dar la licencia en el mismo momento. Sin embargo, si presenta observaciones, que es lo habitual, da un plazo para subsanarlas y luego vuelve a inspeccionar.

Durante la etapa de verificación del cumplimiento del proyecto la SCJ debe constatar que las obras se ejecuten de acuerdo a lo autorizado en el permiso de operación, en términos de los recintos y servicios ofrecidos, la inversión comprometida, entre otros aspectos, así como también que todas las máquinas de azar sean nuevas, que sus instrucciones estén en español y que garanticen un porcentaje de retorno no inferior al 85% del total de combinaciones de jugadas posibles.En el caso del hotel y el resto de las instalaciones proyecta-das en el complejo de nueve hectáreas ubicado en el acceso norte a la ciudad, estos no re-quieren de la aprobación de la SCJ, aunque sí de la Dirección de Obras del municipio.

Larga espera

Para Chillán, la espera por un casino de juegos ha sido larga, desde que en enero de 2014 comenzara el proceso de adjudicación de la licencia, una polémica etapa que terminó con uno de los competidores -Dreams- retirándose de la carrera y acusando vicios, y con los dos restantes -Marina del Sol y Boldt-Peralada- disputando en la justicia los puntos otorgados por el Consejo Regional de Bío Bío en la evaluación.Finalmente, en agosto de 2016 Marina del Sol logró adjudicarse la licencia, pero no fue sino hasta noviembre de 2017 que inició la construcción, debido a los tropiezos que tuvo en la tramitación ambiental.

Fue esa demora en el inicio lo que obligó a la firma a solicitar una extensión del plazo legal para terminar la construcción,que originalmente era septiembre de 2018 (24 meses después de adjudicado), y se prolongó hasta septiembre de 2019.Marina del Sol no es el único proyecto que ha debido solicitar más plazo. En el caso del casino de Ovalle, desarrollado por Boldt-Peralada, el plazo legal original para iniciar la operación era septiembre de 2015, sin embargo, el recinto obtuvo la aprobación de la SCJ recién en agosto de 2016, tras subsanar las observaciones hechas por la entidad.Ingresos proyectadosDesde Marina del Sol se estima que el casino de juegos de Chillán podría generar ingresos brutos del juego por unos 12.400 millones de pesos anuales, cifra similar a la que genera el casino de Punta Arenas y superior a la de casinos como Talca y Valdivia.En consecuencia, el municipio de Chillán y el Gobierno Regional de Ñuble recibirán anualmente cerca de mil millones de pesos cada uno, por concepto de impuesto al juego, que corresponde al 10% de los ingresos brutos del juego después de IVA.

En otras palabras, por cada mes que no opera el casino, el municipio deja de percibir más de 80 millones de pesos.Pese a ello, desde la Cámara de Comercio de Chillán, su presidente, Alejandro Lama, se mostró optimista respecto del cumplimiento de los nuevos plazos, que calificó de razonables. “Solo nos queda esperar su apertura, sabemos que es un proyecto complejo, pero también estamos expectantes sobre el impacto que tendrá en el turismo y en el comercio de la ciudad, y por lo tanto, en el empleo”, manifestó el líder gremial.

El proyecto

El complejo Marina del Sol Chillán representa una inversión de 56,3 millones de dólares y en su etapa de operación generará  unos 300 empleos directos, entre full y part time, que se desempeñarán en áreas como alimentos y bebidas, hotelería y seguridad, entre otros. Además, se crearán otros 250 puestos de trabajo indirectos, debido a servicios externalizados, como lavandería, florería, transporte, impresión y papelería, entre muchos otros, los que serán cubiertos por pymes locales.El casino corresponde a un edificio de 10.975 m2 distribuidos en dos niveles más un subterráneo, que contará con cuatro restoranes, un resto bar y tres bares, además de dos salas de juegos, una de bingos y una de espectáculos.

En tanto, el hotel cinco estrellas corresponde a un edificio de 8.456 m2 distribuidos en nueve niveles más un subterráneo, que contará con 100 habitaciones. Y la tercera estructura corresponde al centro de convenciones, un edificio de 3.329 m2distribuidos en dos niveles.A estas obras se suman un anfiteatro de 952 m2 destinado a espectáculos al aire libre; un espacio ferial abierto de 1.983 m2 ubicado a un costado del anfiteatro, destinado a exposiciones y ferias al aire libre; un centro deportivo abierto con cuatro multicanchas y una cancha de tenis; cinco parques urbanos que sumarán 26.848 m2, con área de juegos fitness y juegos infantiles; y la laguna cristalina que tendrá 10.012 m2 y que incluye un parque acuático en su costado sur.

Fuente: ladiscusion.cl

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.