Temen que el juego ilegal atente contra un fiscal

El fiscal regional de Venado Tuerto, Alejandro Sinópoli, dispuso custodia policial para el titular del MPA Reconquista. Es por evidencias surgidas en la causa por denuncias cruzadas entre el regional y el adjunto Rodrigo González.

El fiscal regional de Venado Tuerto, Alejandro Sinópoli, encargado de la investigación por las denuncias cruzadas entre el titular del MPA Reconquista, Rubén Martínez, y el adjunto Rodrigo González, ordenó la custodia policial permanente para el primero por entender que podría sufrir un atentado por parte de regenteadores del juego ilegal del norte.

Sinópoli dijo a El Litoral que esa percepción surge de la declaración de un testigo, en el marco de la causa por graves denuncias cruzadas entre los dos funcionarios. Además, para las dos pasantes que son al mismo tiempo denunciantes y víctimas, el organismo provincial encargado de protección de testigos determinó que también sean custodiadas por la fuerza policial.

Aunque mantuvo reservas y ofreció disculpas por no poder brindar mayores detalles, al ser consultado si la decisión de ordenar custodiar al fiscal regional Rubén Martínez respondió a la certeza de que peligraría su vida a manos de personajes del juego clandestino, Sinópoli indicó que “indudablemente que sí, para no ser descortés con la pregunta. Nosotros consideramos que las custodias son muy excepcionales por la falta de recursos, entonces tienen que ser muy bien merituadas”.

“Si yo he dispuesto la custodia es porque consideraba que había la gravedad suficiente para hacerlo, eso seguro. Lo hice es base a lo que tengo como entrevistas recibidas a un testigo en mi visita a Reconquista”, acotó.

Grupos marginales

Para poner las cosas en claro, el fiscal precisó que dirige “tres investigaciones en marcha que tienen que ver con lo denunciado por el fiscal regional Martínez y, estando ya en Reconquista, el tema de las amenazas coactivas que le fueron imputadas al fiscal González”. 

Empero, aseveró que “esto no quita que el tema del juego ilegal surge como evidencia dentro de la investigación, pero no es materia de investigación mía. La custodia de Rubén Martínez surge de la investigación donde han salido como emergentes elementos que tienen que ver con personajes marginales del juego clandestino. Cuando se está investigando, se está leyendo algún escrito o algún mensaje de texto o hay una declaración de una persona, surgen inevitablemente referencias al juego clandestino”. 

Respecto de si cabría la posibilidad de alguna cercanía del imputado fiscal González con el mundo de las apuestas clandestinas, Sinópoli dijo que la investigación sobre ese punto se encuentra muy reservada. “Yo no me puedo poner a esperar a ver si está o no relacionado con el juego clandestino, yo lo que tengo que adoptar, y es lo que se hizo, son medidas urgentes de protección, porque sí se hace referencia a grupos marginales que pueden tener relación a atentados contra la vida, contra la propiedad o que justifiquen el tema de la custodia”.

Imputativas y pericias

El funcionario judicial venadense, sobre quien recayó la responsabilidad de llevar adelante el caso luego de que los fiscales norteños se excusaran por motivos obvios de cercanía, indicó que aún no se han realizado audiencias imputativas para ninguno de los dos fiscales que se denunciaron mutuamente: por amenazas, destrucción de legajos y desmanejos de dineros públicos (la denuncia de Martínez contra González), y por abuso de autoridad (la de González contra Martínez). 

El motivo: por ahora la investigación avanza en acreditar fehacientemente los hechos para luego ser imputados y se espera un informe de Fiscalía General para establecer la cantidad de legajos que el fiscal Rodrigo González tenía bajo su órbita. “Hay que ver qué falta y en qué cantidad en todo caso. Y por otro lado, un inventario de fondos provenientes de multas para ver si existe o no falta de fondos. Es decir, son dos extremos importantes”, sostuvo. 

Al mismo tiempo, adelantó que “esta semana se van a realizar pericias sobre un celular de una testigo que de acuerdo al resultado van a ser un elemento para incriminar o no al fiscal González”.

Respecto de la denuncia del fiscal adjunto González contra su jefe, el regional Martínez, el investigador relató que “eso también me fue asignado por Fiscalía General. Ahí tengo medidas realizándose y haciendo una evaluación de la gran cantidad de hechos que relata González en su escrito, algunas de tipo penal y otras de carácter administrativo”.

Fuego cruzado

En noviembre pasado, el fiscal adjunto Rodrigo González fue denunciado penalmente por su superior, el fiscal regional Rubén Martínez, por la desaparición y destrucción de legajos de causas en trámite. Y por la retención indebida de dineros provenientes de multas por juicios a prueba.

La novedad de alto impacto judicial e institucional surgió luego de la exposición de dos pasantes que cumplían servicios en la fiscalía de González. Ambas apuntaron ante el regional Martínez las irregularidades acontecidas con los expedientes de investigaciones en marcha, y agregaron que fueron víctimas de discriminación por parte del acusado, a quien le endilgaron llamativos y repentinos cambios de carácter.

Días más tarde, González denunció a Martínez al afirmar que “ha utilizado su cargo no sólo para perjudicarme personalmente, sino que ha abusado del mismo, exigiéndome el armado y mantenimiento de causas, y ha resuelto situaciones jurídicas a su conveniencia en perjuicio mío”.

Fuente: ellitoral.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.