Mendoza tuvo otro año con la continuidad como bandera

Una vez más, el Hipódromo de Mendoza se destacó en el país por la cantidad de reuniones disputadas durante la temporada. El Santo Patrono Santiago volvió a ser un hito deportivo para la provincia.

El turf de la provincia de Mendoza cerró otra temporada de balance positivo en varios aspectos. Una vez más el Hipódromo de Mendoza fue uno de los circos de carreras con más actividad en el interior del país (sólo lo supera Tucumán en cantidad de reuniones) y eso habla a las claras de un buen momento. La continuidad ha sido uno de los puntales de la última década en nuestro Hipódromo y el hecho de que continúe vigente es todo un logro.

Esta “famosa” continuidad es la que permite que Mendoza tenga un excelente parque caballar y eso es lo que permite que pueda haber reuniones de carreras cada quince días. Si pensamos en aspectos para mejorar, seguramente estará claro que hay cientos. Pero lo importante es que la base se mantiene y que todos los años hay tiempo de trabajo para seguir mejorando. No caben dudas también de que es necesaria la unión de propietarios con profesionales de la actividad de manera de poder “exigir” a la dirigencia aspectos sensatos que crean necesarios para que la familia del turf pueda seguir creciendo.

A la hora de hablar de lo estrictamente turfístico habrá que decir que los caballos mendocinos volvieron a tener muy buenas performances a nivel nacional. El claro ejemplo fueron los excelentes triunfos conseguidos por Dulce Itatí (en el Clásico “Florindo Catapano” en San Isidro) y el de Euclidiana (en el Clásico “Encuentro Provincial” en Palermo). A esta altura los caballos de Mendoza son respetados en todo el país y en cada circo de carreras donde se presentan. La calidad de los profesionales de nuestro medio no admite discusiones. Cuando los caballos viajan, nunca lo hacen en vano.

En referencia a las carreras más importantes del año habrá que decir que varias de ellas fueron para animales de San Juan.

En el Clásico “Vendimia” (allá por marzo de este año) el gran ganador fue Rosado Van. El sanjuanino entrenado por Rébora no tuvo grandes inconvenientes para quedarse con una carrera que tuvo un lote no demasiado exigente. El segundo lugar de la prueba fue para Full Throttle. El ganador contó con la conducción de Sergio Fernández, otro de los destacados de la temporada.

El Clásico “25 de Mayo”, tuvo como figura a Laureliano (también de Rébora). El mes de junio fue el turno del Especial “Preparatorio para Santo Patrono Santiago” y allí San Juan y Rébora volvieron a lucirse, esta vez de la mano de Gallileo’s Town. Esa victoria fue un presagio de lo que sucedería el mes próximo en la Catedral. El Santo Patrono Santiago fue una jornada espléndida disputada a tribunas llenas (se calcularon cerca de 50.000 espectadores). Ese día el gran ganador volvió a ser Gallielo’w Town. Esta vez el del stud La Nona venció por medio cuerpo al local Crazy Rye. El ganador contó con la conducción del aprendiz sanjuanino Franco Nievas y dio un nuevo triunfo destacado para el clan Rébora.

Has allí los clásicos más destacados para caballos adultos de la primera parte del año. Entre los potrillos en esta etapa se destacaron: Euclidiana, Tempano Sam y War Dubai (estos dos luego sufrieron suspensiones por sendos tratamientos medicamentosos).

En la segunda parte del año el mejor potrillo fue Darth Vader. El de la caballeriza Aconcagua pisó Mendoza y a los pocos días se quedó con la “Polla de Potrillos”. También ganó ese clásico en La Punta y luego se dio dos lujos más. Primero fue segundo de Igual A Mi en el Clásico “Jorge Laffue” disputado en el circo de carreras puntano y luego vino a Mendoza y se quedó con el Clausura.

Darth Vader será catalogado como el mejor tres años de la temporada en Mendoza y La Punta. Pero sus aspiraciones parecen no terminar allí. Si todo continúa tal como se ha programado, el hijo de Master Of Hounds buscará ser una de las figuras del Gran Premio Vicente Dupuy de febrero próximo en La Punta.

Entre las cuadreras hubo varias destacadas. El día del Santo Patrono Santiago el gran ganador fue Noble Feligrés, quien dejó en el camino a Aladino y Manso Blindado. Antes de esto, en marzo, la buena de Emilia Romagna ya había ganado una prueba importante ante El Vareador. El título de “Reina de la Recta” se le concedió a Emilia el pasado 11 de noviembre cuando se impuso, en una prueba de 400 metros, a Bauty Perfect más el mencionado Noble Feligrés. La “nena” fue la mejor de los ligeros y lo demostró con creces.

Sobre el final sólo resta decir que auguramos un gran 2019, siempre con la continuidad como bandera. Sin dudas habrá que seguir trabajando sobre la conformación de las programaciones y cartas de llamadas. Siempre teniendo en cuenta que para que el público asista al Hipódromo es clave la fusión de carreras cortas y largas. Es fundamental que la dirigencia termine de entender este claro concepto.

EL MEDALLERO 2018

Mejor Entrenador: Oscar Rébora

Mejor Jockey: Sergio Fernández

Mejor aprendiz: Rodrigo Bascuñán

Revelación Jockey: Maximiliano Urquiza

Revelación Cuidador: Andrés Coria

Caballeriza el Año: Aconcagua

Mejor Caballo: Gallileo’s Town

Mejor Yegua: Dulce Itatí

Mejor 3 años: Darth Vader

Mejor Potrillo: Témpano Sam

Mejor Potranca: Euclidiana

Mejor Cuadrero: Emilia Romagna

Fuente: mdzol.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.