«Este es el peor momento en la historia del Trote»

Así lo afirma Alberto Fernández, presidente del Hipódromo de Hurlingham, en una entrevista realizada por Raúl Coria para www.elciudadanogba.com

Desde el 21 de noviembre pasado Alberto Fernández es el presidente del Hipódromo de Hurlingham. En el ambiente lo califican como «un hombre vinculado al trote desde siempre, destacadísimo driver, excelente cuidador, miembro de una familia con tres generaciones unidas al trote». Le toca presidir la institución en su momento más crítico.


El gobierno de la Provincia de Buenos Aires en su decisión de regularizar el tema de las apuestas, impide desde hace meses que el Trote desarrolle su actividad con normalidad. «La medida de fondo es acertada, pero no la forma en cómo se trató. Tendrían que habernos dado un tiempo, un plazo, pedir los requisitos y desde ahí arrancar» sostiene Fernández. Califica el momento actual como «crítico» y «el peor en la historia del Trote». No obstante es optimista: «Es difícil, pero lo veo viable, todo esto es viable. Hay que trabajar y el Trote tiene que terminar de ser un kiosquito» afirma.

-¿Cuál es la situación del Trote hoy?
-Este es sin duda el peor momento de la historia del Trote. Nosotros asumimos cuando ya no había apuestas, con toda la maquinaria del mantenimiento del Trote paralizada, con un déficit tremendo, por lo que tuvimos que hacer varias inversiones de nuestro bolsillo para mantenerlo al día, como cortar el pasto y todo lo que se necesita para mantenerlo.

-¿Pero el Trote es una institución que puede desaparecer?
-Hoy estamos en una etapa bastante crítica. Me parece que muchos de los muchachos que siguen en el Trote no han tomado conciencia, porque estamos sin apuestas y estamos en un momento que todo es incierto. Si bien hay muchas expectativas de solucionarlo, son solo eso por ahora, expectativas, no hay nada en concreto. Nosotros estamos trabajando, tocamos puertas, seguimos adelante y nos dicen que está todo bien, y seguimos buscando soluciones.

-¿Todo comenzó con la decisión del gobierno de la Provincia de no permitir las apuestas en el Trote?
-Esta medida no sólo le tocó al Trote de Hurlingham, ocurre en toda la provincia de Buenos Aires, y apunta a terminar con todos los juegos que se podría denominar como clandestino. Aunque nos duela, es una medida que yo creo acertada de parte del gobierno, porque una vez que vos estás en el sistema es mucho más fácil. Sino éramos un grupo de locos que corríamos carreras y poníamos un montón de dinero. Pero como te decía, la medida de fondo es acertada, pero no la forma en cómo se trató. Tendrían que haber dado un tiempo, un plazo, pedir los requisitos y desde ahí arrancar. Acá se arrancó con que un día se levantó mal alguien y dijo no hay más carreras hasta que no se arreglen las cosas. Y hoy estamos su-friendo esas consecuencias.

-¿Y cuáles son esas cosas que se deben arreglar?
-Nos tenemos que poner al día con determinados factores de todo la parte organizativa y social de la institución, y como todo en Argentina siempre todo de golpe, y los requisitos que te piden son muy costosos y la actividad no nos da como para pagarlo. Pero bueno, hay que ingeniárselas de alguna manera para se haga. Nosotros para empezar tenemos que blanquear las jugadas, tiene que haber un control de jugadas, no lo había hasta ahora, hay que reunir un montón de requisitos como por ejemplo mostrar que el predio es nuestro, cosa que no lo es, es del Club San Jorge, de los militares, y eso se está haciendo muy difícil que ellos te den un comodato, un alquiler o te cedan el predio porque tampoco sabemos si ellos están autorizados a hacerlo. Hasta ahora es todo «si, si, lo vamos a firmar, lo tiene el abogado» pero hasta ahí llegamos. El primer paso es que el Club San Jorge nos ceda o nos otorgue un comodato o un alquiler por el hipódromo, y hoy no lo tenemos, hace algunos años había pe-ro hoy no. De ahí tenemos que arrancar para la parte municipal en Tres de Febrero que nos pidieron una serie de cosas que nos está faltando como el contrato del Club San Jorge y una autorización para poder tener juego, y desde ahí arrancar.
Pero esto no termina acá, después hay una media sanción hecha de la ley del Turf, y ahí sí se está hablando que se llevan el 33 por ciento, yo supongo que de la ganancia, no del bruto, porque si es del bruto no queda nada para repartir y para jugar. Ahora cada institución verá como agudiza el ingenio para solventar esos gastos. Es difícil, pero lo veo viable, todo esto es viable. Hay que trabajar y el Trote tiene que terminar de ser un kiosquito, tenemos que pensar en hacer algo más grande y rodearnos de gente que si bien no es del Trote bueno, que se acerque igual, que aporte publicidad, ideas nuevas, porque con las ideas que ya estaban no es suficiente.

-El Trote de Hurlingham está ubicado en la Municipalidad de Tres de Febrero. ¿Cuál es la relación que tiene el Trote con el intendente de ese municipio, Diego Valenzuela?
-Desde que asumí no tuve ninguna reunión con gente de la municipalidad de Tres de Febrero y hasta ahora el intendente nunca atendió a la gente que fue, siempre delegó. La verdad es que es muy difícil, porque el hipódromo está en la parte de atrás de Tres de Febrero, aunque todo el mundo lo conoce como el Hipódromo de Hurlingham, aunque es de Tres de Febrero. Hay que pensar también que a la misma intendencia es un tema que puede no interesarle.

-Pero más allá de la falta de relación directa con el intendente, ¿avanzaron con trámites en el municipio o en el Concejo Deliberante?
-Si. Si. Nos faltaría el contrato de comodato o alquiler para que después el Concejo Deliberante decida si vota a favor o en contra del permiso para poder jugar con apuestas.

-¿Se puede estipular un plazo para que el Trote vuelva a tener vida?
-Y, lo antes posible. Hay gente que está largando los caballos, no se puede mantener el predio porque no hay entrada. La institución está totalmente sin dinero, solo lo que podemos aportar nosotros. Se tiene que volver a nutrir de socios, porque una institución sin socios no tiene vida. Tenemos que tener todo en regla, dejar de estar a la deriva.

El Hipódromo de Trote de Hurlingham está en Combate Pavón 1799, justo en el límite de Hurlingham con Tres de Febrero. Funciona allí desde 1945.

Fuente: elciudadanogba.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.