El Grup Peralada naufraga al subirse a la ola del juego online

El Castillo de Peralada se reconoce como su buque insignia y el Casino de Barcelona es el motor de su negocio, pero la apuesta de futuro del Grup Peralada pasa por el juego online.

Con un sector que crece por encima del 50% en términos de ingresos y eleva el 30% la rentabilidad, la compañía no logra que la inversión en el negocio comience a dar frutos. En pleno auge, la empresa de la familia Suqué perdió más de 800.000 euros.

 La empresa que gestiona el juego online del conglomerado familiar no logró salir de pérdidas en 2017 y cerró el año con unos números rojos de 885.057 euros. No logró revertir la tendencia a pesar de apaciguar ligeramente las pérdidas, que en 2016 ya habían sido de 1,28 millones de euros.

Sí logró duplicar el volumen de negocio que sus ruletas, máquinas de slots y partidas de póquer online movieron a lo largo del año. De los 1,67 millones que alcanzó en la página web saltó hasta los 3,13 millones de euros de 2017. Ganar dinero ya es otra cosa.

Con tal de alcanzar al fin los números negros, Peralada abrió a finales de este mes de octubre un canal de apuestas deportivas online –la punta de lanza del crecimiento del sector—. La compañía se alió con el francés Sportnco, una compañía que ya trabaja en España con Suertia y que está especializada en el software para apuestas deportivas y de hípica.

El sector del juego y el Grup Peralada, dos realidades diferentes

La atonía que sufre Grup Peralada contrasta con el crecimiento del sector. Según los datos de la Dirección General de Ordenación del Juego, el volumen de los depósitos en el último trimestre de 2017 fue de 495,5 millones de euros, el 53,1% más que los 323,5 millones del mismo periodo del año anterior.

Además, las empresas también dispararon su rentabilidad a lo largo del año. El GGR –la métrica que sirve para contabilizar los ingresos menos los premios repartidos– creció el 37,9% hasta los 173,33 millones de euros.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.