Rápidamente, el turf de Estados Unidos coronó por partida triple

Como aquellos deportistas extraordinarios, notables, que tienen la mala suerte de competir en tiempos en los que hay uno mejor todavía y no alcanzan a ser recordados luego más que como “el segundo más grande”, la mala suerte de Justify es haber alcanzado la Triple Corona apenas tres años después de que American Pharoah, otro coloso, lo consiguiera para quebrar 37 años de espera por un campeón semejante en los Estados Unidos.

Justify cerró la serie con un triunfo más tranquilo que el del Preakness, la segunda etapa de la serie de tres grandes clásicos para caballos de 3 años, pero menos holgado que el del Derby de Kentucky, donde la espectacular cadena de tres carreras comienza. En cierto modo, Justify cumplió en la pista con un trámite en el que las escasas exigencias vinieron en algún tramo del opuesto, cuando varios rivales se turnaron para descontar la ventaja que les llevaba, pero sin conseguir dominarlo.

Fuente: lanacion.com.ar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.