La posibilidad del juego online es todavía muy incierta en Perú

Mientras la industria del juego en Latinoamérica se prepara para la decimosexta edición del Peru Gaming Show en Lima, Perú todavía aguarda una ley para reglamentar su mercado de juego online y apuestas deportivas. Si bien el regulador local no pierde el optimismo, el futuro del sector online aún es incierto.

En marzo de este año, el titular de la Dirección General de Juegos de Casino y Máquinas Tragamonedas (DGJCMT), Manuel San Román Benavente, dijo que “uno de los desafíos más importantes de la DGJCMT este año será la aprobación de una propuesta normativa, moderna, eficiente y transparente para los juegos por internet y las apuestas deportivas”. Este proyecto de ley se encuentra en la etapa final, previa a su presentación al Congreso de la República.

Sin embargo, para José Miguel Chueca Santa María, director general de la empresa peruana JMC Gaming Consultants, “es difícil decir si estamos cerca o lejos de un resultado y tampoco es fácil aventurarse a predecir cuál será aquel”.

En diálogo con GI Español, Chueca Santa María señaló que “hablar de regulaciones de actividades lúdicas en Perú es hablar de tiempos largos y resultados inciertos, de estigmas y mitos”. Y el tiempo que la DGJCMT viene invirtiendo en lograr que el Congreso Peruano vuelva sus ojos a esta regulación parece darle la razón.

“La DGJCMT está haciendo un esfuerzo muy grande por lograr la regulación, el proyecto está listo y es uno bastante bueno que recoge experiencias de muchas jurisdicciones y las moldea a nuestra realidad”, explicó. “Si nos amparamos en la teoría, sólo restarían unos ajustes legales de forma en el Congreso”.

Pero advirtió que, en las últimas semanas, ha habido en el país un debate mediático en el que se han arrojado cifras distorsionadas basadas en presunciones erróneas, que ignoran la contribución de la industria del juego con la economía nacional. Por ello, mantiene un margen de duda sobre el futuro de la regulación del sector, al menos en lo inmediato.

“Quiero creer que el órgano técnico con mayor conocimiento de actividades lúdicas en el país, la DGJCMT, será siempre consultada y referenciada en el debate final”, expresó. Y agregó que las apuestas deportivas no pueden ser consideradas juegos de azar “bajo ningún punto de vista”, ya que el resultado deportivo no depende del azar, sino de estrategias, tácticas y situaciones que, si bien no se pueden controlar, nada tienen que ver con el azar. “Por ejemplo, Perú ha vuelto a mundial luego de 36 años, pero no ha sido un golpe de suerte”.

Del mismo modo, el consultor indicó que hay una tendencia a malinterpretar qué significa el juego online. “Se piensa que cualquier tipo de juego que haga uso de la internet para llegar a nosotros, es juego online. Si eso fuera cierto, que no lo es, los Server Based o los Downloadable Games serían juegos online. Existen características que establecen las diferencias y hacen que se requiera de condiciones regulatorias específicas para cada tipo de juego. Hay que tener las cosas claras en ese sentido y afortunadamente la DGJCMT hace mucho tiempo lo entendió y reguló, por separado, como debe ser, los juegos con arquitectura cliente-servidor, dentro de los que se incluyen los Server Based y los Downloadable Games”.

Apuestas deportivas

En lo que se refiere a apuestas deportivas, el especialista describió al mercado peruano como “nuevo”. “Por diferentes motivos no hemos sido un espectador dado a la apuesta en los deportes masivamente, a lo mejor porque hemos pasado muchos años en blanco en lo que a la consecución de triunfos en deportes populares o de gran arrastre popular se refiere”, admitió. “Somos más bien estacionales en relación con los calendarios internacionales de copas y eventos”.

En cuanto al órgano encargado de supervisar las actividades de juego, el director de JMC remarcó que debe existir una autoridad única que regule las actividades de azar. Es decir, una suerte de Superintendencia (como la que hay en Chile) que también debería reglamentar las loterías y sorteos. “Debemos ser un caso raro en el mundo de un Estado con tres autoridades distintas, en tres ministerios diferentes y actividades aún sin regular”, apuntó.

Al ser consultado sobre los aspectos que debe contemplar la regulación del juego, Chueca Santa María resaltó la importancia de considerar los avances tecnológicos. “Es una deficiencia fundamental que tenemos en la ley que regula los juegos de casino y máquinas tragamonedas en Perú”, aseguró. “Las tragamonedas, el juego online y las apuestas deportivas son intensivas en el uso de tecnología, incluso en los canales de distribución. Han dejado de ser hace mucho un negocio estático, lo que supone otros retos más complejos”.

Asimismo, el experto en juego hizo hincapié en que el esfuerzo no debe superar al beneficio. “No puedo colocar requisitos que me demanden un gasto mayor que la recaudación que pretendo conseguir. Por eso creo que la regulación debe ser hecha por quien la conoce y cuenta con la base de datos y cifras reales. Se viene hablando de varios cientos de millones en juegos de azar y otros tantos en apuestas deportivas, pero al desmenuzar la data y revisar a profundidad, estas cifras se desinflan”.

En este sentido, planteó la necesidad de elaborar un esquema regulatorio que permita escalar en el tiempo de acuerdo con dos aspectos principales. Por un lado, la capacidad del regulador de llevar a cabo sus funciones tanto en lo que respecta a talento humano como infraestructura técnica. Por otro, la flexibilidad en el marco de acción que permita adaptarse por y a pesar del tiempo a los cambios tecnológicos que transformen el negocio.

De acuerdo con Chueca Santa María, la forma de licenciamiento es un aspecto que Perú podría tomar de la experiencia colombiana. “En apuestas deportivas, el mercado colombiano está más maduro y desarrollado, y eso hay que tenerlo en cuenta a la hora de regular nuestro sector”, comentó. “Eventualmente, llegaremos a compararnos”.

Por último, el director se refirió al día histórico que tuvo lugar en Estados Unidos el mes pasado cuando la Corte Suprema levantó la prohibición federal de las apuestas en el país. “Este hecho es interesante por todo lo que implica en sí mismo”, resaltó.

“Cuando se discutió la posibilidad de que en Las Vegas se tuvieran equipos profesionales de deportes, incluyéndolos en las apuestas deportivas, la mayor preocupación fue cómo asegurarse de que no hubiera conflicto de intereses entre los millones potencialmente apostados y el resultado del partido. Sin embargo, la claridad del marco regulatorio y los controles dieron la respuesta y el proyecto siguió adelante. Hoy Las Vegas tiene un equipo profesional que genera muchos ingresos para la ciudad”, continuó.

Entonces, si Las Vegas pudo sacar provecho, ¿por qué no el resto de las ciudades?

“Ahora la responsabilidad sobre los reguladores será mayor, ya que cada estado deberá decidir si autoriza o no la actividad y cómo lo hace. Teniendo en cuenta el sentido regulatorio y lo estricto de los procesos, será un largo camino que llevará a un entorno regulado completamente”, anticipó.

El experto aseguró que este panorama influirá en la escena de juego latinoamericana. “Un nuevo mercado, del tamaño de Estados Unidos, siempre impacta y no es despreciable de ninguna manera. Vamos a ver cómo se regula, qué posibilidades se les permite y recién podremos evaluar el impacto”, sentenció.

Fuente: giespanol.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.