R.Franco impulsa su transformación digital y se enfoca en Latinoamérica

La división digital de R.Franco impulsa la transformación de esta tradicional empresa española con medio siglo de existencia. La división online, compuesta por cien personas, continúa con su consolidación en 2018 y espera proyectarse con una estrategia más ambiciosa en 2019, al tiempo que continúa ofreciendo productos y servicios para el mercado latinoamericano.

Recreativos Franco es una institución del juego en España. Fundada en 1965 por los hermanos Franco Muñoz, el negocio comenzó por la fabricación y explotación de máquinas recreativas hasta convertirse, cinco décadas después, en una multinacional en creciente expansión que ofrece soluciones y productos tecnológicos para todos los subsectores de la industria del juego: hostelería, salones de juego, bingos, casinos y también juego online.

La cultura empresarial y tradición de R.Franco está ahora en pleno proceso de transformación digital. Un cambio de futuro importantísimo para esta compañía que fue iniciado prácticamente en solitario hace cuatro años por el director de la división digital, Alejandro Casanova, y que ya cuenta con casi un centenar de personas. Casanova explica a GIEspañol cómo afronta el reto.

Ese “cambio cultural en la manera de entender, hacer y explicar las cosas” que implica el concepto de transformación digital supone una complejidad añadida para una empresa que conoce muy bien su negocio y se adentra en otro tipo de modelos pero apoyada en los mismos accionistas. “Tienes que saber muy bien mezclar esa parte política interna, esa cultura tan establecida, con incorporar procesos disruptivos”, afirma.

R.Franco dispone de una plataforma omnicanal propia que adquirió hace ahora un año. Dado que el principal mercado de la empresa es el presencial, la estrategia para este año 2018 es continuar usar la plataforma en esas máquinas y dotarlas de contenido y juegos mucho más atractivos para el usuario. “Para nosotros es más interesante enfocarlas en el mercado presencial porque es donde entendemos que está la liquidez del mercado todavía”, según Casanova.

El director de la división online de R.Franco espera un 2019 mucho más ambicioso en cuanto a la expansión online. “2018 es un año de consolidación del área, hemos crecido muy rápido internamente en dos años y medio. Cuando empezamos con esto a finales de 2014 estaba yo solo, no había nada, y ahora tenemos casi cien personas y todo eso hay que asimilarlo”, explica.

Retener y entender el talento forman también forman parte de sus claves para el éxito de la transformación digital de R.Franco. “Seguramente, en 2019 nos enfocaremos seguramente en darle mayor recorrido a la plataforma, que no solo va a servir para dotar de contenido a nuestras máquinas, sino también para venderla”.

Y, por supuesto, junto a España, su foco está puesto en Latinoamérica, donde ya están desarrollando proyectos ‘llave en mano’ como el de Corredor Empresarial en Colombia, con el que acompañan todo el proceso de creación de las empresas. “Hay operadores land-based o que quieran ser online, que vienen y nos dicen que quieren operar en un determinado mercado en Latinoamérica, les ofrecemos un proyecto en el que les ponemos su web, la plataforma, las apuestas con socios que tenemos, nuestros juegos, les hacemos los desarrollos y les acompañamos a lanzar su operación. Somos una compañía con una división que no vende un producto, sino productos y servicios”, asegura Casanova.

En este sentido, el director de R.Franco Digital estima de forma muy positiva el trabajo de Coljuegos a la hora de regular en Colombia, “porque es una regulación que ya ha nacido online. Cuando inviertes en tecnología como hacemos nosotros, estamos invirtiendo en talento, muchas nóminas y gente que está desarrollando para construir un producto. Y cuanto más tarde el producto en generar ingresos, más tardamos en desarrollar la tecnología y eso incrementa los costes de forma considerable porque como empresa B2B, estoy obligado a seguir desarrollando”.

Por eso entre sus demandas, además de exigir menos presión fiscal al Gobierno, también exige una mayor agilidad por parte del regulador para entender al mercado y permitir la puesta en marcha de sus productos tecnológicos. En todo caso, Casanova tiene claro que “cuando estamos innovando, intento no estar pensando en el regulador. Intentamos innovar y luego supongo que vendrán las peticiones regulatorias”, dice.

“Uno de los problemas que existe en España es que la división territorial hace que haya que poner de acuerdo a mucha gente y eso alarga mucho los tiempos para poner un producto en el mercado”. Y provoca, además, una desventaja importante respecto a las empresas más grandes. “A ellas también les afecta la velocidad, pero menos porque están en muchos más mercados. Por eso para nosotros España no puede ser el único mercado donde competir: moriríamos”, asevera.

“Tenemos que irnos a otros mercados como Latinoamérica, que tanto por volumen como por la regulación, nace con un concepto mucho más cercano a nuestra división online. En Colombia todo lo que estamos montando es online y con una sola certificación somos capaces de poner terminales, máquinas, muchas cosas que aquí no son así. Aunque sea más complejo a nivel de costes”, asegura.

En cuanto a sus productos estrella, lo tiene claro: los juegos y la plataforma. “Cada vez haremos más y mejores juegos y desarrollaremos la plataforma omnicanal”, concluye.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.