El sistema viciado que pudre el fútbol modesto

Las mafias captan futbolistas con engaños en las apuestas y luego les obligan a pagar sus deudas actuando en amaños, afirma el medio español ABC

Una inmersión en el estercolero de los partidos amañados por las apuestas y las mafias evoca al primer contacto el recuerdo común del gol de La Roda. Los periódicos recogieron aquel día de hace un año el cómico tropezón del portero local, el Pulpo Romero, frente al Recreativo de Huelva en el último minuto del partido del grupo IV de Segunda división B que dio la victoria al conjunto andaluz en su visita a Albacete. El presunto traspié del guardameta fue un motivo hilarante para los usuarios de youtube, de las webs buscadoras de los pinchazos y del público que quiso acercarse a este divertimento. Para un sinfín de actores de la Segunda B (jugadores, agentes, presidentes, directivos, abogados, incluso árbitros) la argucia del Pulpo Romero (caída sin sentido al borde del área cuando va a sacar de puerta, solo como la una) es el pan de nuestro de cada día. El partido solo podía estar amañado. La detención esta semana de 31 personas por arreglar episodios del juego (saques de esquina, penaltis, tarjetas, faltas) en favor de las apuestas vinculadas a mafias chinas deja al aire un sistema que, fuentes conocedoras de la situación consultadas por ABC, equiparan con las redes de prostitución y tráfico de personas.

El portero de La Roda podría ser uno más de los muchos jugadores captados por las redes de malhechores en las categorías inferiores del fútbol español. El juez instructor ha enviado a la cárcel sin fianza a los exfutbolistas Jonan García (militó en el Athletic y el Alavés, entre otros) e Iván Moreno (ex del Racing o del Murcia). Ambos eran, según la Unidad contra los delitos especializados y violentos de la Policía Nacional (UDEV), los líderes ejecutivos de una trama con muchas ramificaciones.

Captación por esclavitud

El fiscal de Badajoz, Juan Galán Cáceres, explicó la teoría de los tres niveles. García y Moreno eran los correos en contacto con los inversores del fraude. En un segundo escalón estarían los futbolistas encargados de captar a otros compañeros. Y en el tercer nivel, figuran los jugadores corruptos que llevaban a cabo los engaños en el campo.

Pero las fuentes consultadas por ABC van más allá de una simple estructura jerárquica. Hablan de un método viciado y conocido por las fuerzas de seguridad en otros ámbitos de la delincuencia. Una especie de captación por esclavitud. Los futbolistas, convertidos en sirvientes de las mafias para pagar sus deudas.

La estructura empieza en China. Los clanes buscan inversores españoles para jugar en las casas de apuestas asiáticas. Los exjugadores cabecillas de la trama entrarían en contacto con estos inversores de nuestro país para encauzar la farsa. Los prestamistas aportan capital a los futbolistas en activo que se deciden a apostar en los partidos en los que actúan. Y ahí comienza la sumisión. Los propietarios del dinero apuestan a lo contrario que los futbolistas y ganan siempre porque han engañado a los deportistas. El resultado está amañado en sentido opuesto. Los futbolistas, como las chicas que llegan a España atraídas por un trabajo que nunca existe y se ven obligadas a ejercer la prostitución, han contraído de repente una cuantiosa deuda con las mafias por el dinero prestado. Y tienen que pagar. Se obligan a amañar más partidos o más lances del juego para saldar ese débito. Según las fuentes de ABC, un círculo vicioso en el que si entras, ya no sales tan fácilmente.

La vertiente china es la que se ha destapado esta semana a partir de la denuncia en el juzgado de Zafra (Badajoz), pero en Segunda B y Tercera división funcionan otras redes, al decir de fuentes conocedoras de la categoría. También habría un potente flujo de apuestas a través de clanes italianos y argentinos. Y conexiones con las casas de juego en Chipre y Malta.

Hasta un árbitro

La trama desarticulada en la operación Pizarro contaba además con un «tipster» y un árbitro. El gurú de internet tenía un papel primordial, ya que además de asesorar por las redes sociales sobre dónde, cómo y cuándo apostar, también conseguía variar la tendencia en los pronósticos para perder. De esta manera lograba más comisión y beneficios para la red. El árbitro, del que aún no se conoce la identidad, ha sido una novedad para los investigadores, ya que no habían detectado colegiados en anteriores pesquisas y lo consideran elemento clave por un motivo simple: es mucho más fácil alterar un resultado con una sola persona que con cinco por equipo, como explicó el fiscal que exigían las mafias para actuar en los partidos.

Algunos interlocutores solicitados por ABC y que prefieren guardar anonimato hablan de dos categorías «totalmente podridas» por las apuestas. Hasta el punto de que determinados fichajes de jugadores o entrenadores se realizan en función de su influencia para amañar partidos. «No creo que haya ningún club en Segunda B que no haya participado en algún tipo de amaño», cuentan. «Eres mileurista en el mejor de los casos, te ofrecen 3.000 euros por una tarde y qué haces. ¿Dices que no?».

La idea romántica del fútbol modesto, esencia de determinados valores, y del amor por un escudo o una localidad, se corrompe con la operación Pizarro que ha sacado a la luz un sistema gangrenado que, según los investigadores y a tenor de los indicios, podría haber alcanzado ya a la Segunda división.

abc.es

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.