El Jockey Club, en alerta por la reducción de los subsidios al turf

La Provincia de Buenos Aires disminuyó en un 25% su aporte, que podría bajar aún más. Por ahora, la solución será disminuir gastos y pagar menos premios.

Hace 10 días, el Gobierno bonaerense anunció la reducción de un 25% de la subvención que actualmente reciben los cinco hipódromos bonaerenses: San Isidro, La Plata, Azul, Tandil y Dolores. Además, adelantó que el 1º de marzo enviará un proyecto de ley para reducirlos aún más.

De inmediato, esta decisión puso en alerta a la industria hípica y a las autoridades del Jockey Club, que ya están pensando estrategias para enfrentar el recorte. La disminución del 25% ya afecta a los aportes que reciben todos los hipódromos, de los cuales el de San Isidro es por lejos el más importante.

El año pasado, el Hipódromo sanisidrense recibió $410 millones. “Este fondo lo aplicamos fundamentalmente a los premios, que son el motor de la industria”, explican en la Comisión de Carreras del Jockey Club.

Y detallan: “Del total, el 30% se utiliza para cubrir gastos generales de mantenimiento, seguridad, limpieza y promoción; y el 70% restante se destina a los premios que se pagan a fin de mes –que arrancan en $80.000 y han llegado a $5 millones, de acuerdo a la carrera y el lugar conseguido– y permiten sostener la actividad”.

¿Cómo enfrentarán esta reducción? “Disminuiremos los gastos, bajaremos los premios y trabajaremos junto a Lotería y Casinos de la Provincia para sumar lugares de captación de apuestas (agencias)”, indican.

Por ahora, dicen, la situación es manejable. Pero la mayor preocupación es lo que podría venir.

En la Comuna de San Isidro no precisaron si van a tomar medidas o no. “El Intendente (Gustavo Posse) tiene pendiente una reunión con el Jockey Club para interiorizarse de la situación. No hará comentarios hasta no ver qué impacto tendría en el Hipódromo local”, respondieron desde el Municipio.

La ley 13.523, sancionada en 2004, fija en su artículo 29 que los hipódromos deben recibir entre el 9% y el 15% de lo que la Provincia les cobra a bingos, casinos y máquinas tragamonedas. Hasta ahora, el porcentaje –que fija el Ejecutivo– estaba estipulado en 12%. La gobernadora Vidal lo redujo al mínimo legal del 9% (es decir que la suma percibida baja un 25%) y la idea es modificar el artículo 29 para que el porcentaje pase a ser entre 0 y 15%.

En 2017 los hipódromos cobraron $1.000 millones en total, de los cuales $410 millones fueron a San Isidro. Este año la suma debía subir a $ 1.300 millones y $530 millones, respectivamente, pero se mantuvo igual. “La provincia tiene pocos recursos y muchas necesidades”, justificó la Gobernadora.

Trascendió que el plan, si se aprobara la modificación, sería ir reduciendo la cifra de a poco hasta llegar a cero. Si así fuera, la actividad hípica podría volverse inviable.

De acuerdo a datos aportados por la Asociación Gremial Profesionales del Turf, en el Distrito se alojan dos mil caballos Sangre Pura de Carrera (SPC) y unas tres mil personas trabajan a diario en la Villa Hípica.

Y según los números de la Municipalidad de San Isidro, unas 150 mil personas son las que viven, directa e indirectamente, de la hípica, la mayor industria del Distrito.

“Es una industria en la que tenemos prestigio internacional, que suma valor agregado a lo largo de cuatro años de cría del animal y que ocupa mucha mano de obra que no es reemplazable por tecnología. Esta decisión perjudica a miles de trabajadores”, afirma Eduardo Ferro, el secretario general del gremio.

clarin.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.