Riverito, el hombre que llevó la fortuna a la casa de los argentinos

A los 85 mantiene intacta su pasión por su trabajo. Es el locutor en actividad más antiguo con siete décadas de experiencia, y desde hace más de treinta años canta los resultados de los sorteos

“¡A cruzar los dedos!”, dice Luis Roberto González Rivero, popularmente conocido como Riverito, antes de cada sorteo de la lotería. Sabe que los números que canta desde hace más de treinta años le cambiaron la vida a muchas personas y es por eso que no se imagina sin trabajar.

En diálogo con Teleshow, Rulo, que en mayo cumplirá 86 años, habló de sus inicios en la locución, profesión en la que lleva 70 años, cómo surgió La danza de la fortuna, la respuesta de la gente en la calle y de la pasión que lo mueve para seguir trabajando como el primer día.

“Comencé en el año ’47, tengo 70 años de locutor, hoy soy el locutor mas antiguo en actividad, tengo 56 de casado y mi mujer (Elda Moreno) es locutora del Iser”, resumió Riverito su vida y paradójicamente la contó en números.

Su historia tiene mucho de necesidad, lucha y de siempre animarse a ir hacia adelante: “Comencé como hijo de familia de inmigrantes,  muy pobre. En el segundo año del comercial en el Hipólito Vieytes de Cucha Cucha y Gaona, mi papá me dijo que tenía que hacer algo porque sino no podría estudiando”.

Así comenzó a trabajar en una oficina de representaciones artísticas, primero como asistente de la cantante Ede Bredune: “Tenía que decirle a qué hora iba al baile, se lo comunicaba todos los músicos y cantores, etc. Hasta que un día la directora me dijo ‘¿no se anima a representarla en alguna confitería?’, yo tenia 15, le dije que sí. Tenía un tío que trabajaba en la Richmond y le dije que representaba a una orquesta típica, la artista  usaba pantalón de hombre, imaginate en ese época lo que era. El día del debut el animador no vino, entonces me ofrecieron presentarla. Después de varias veces, me recomendaron para ir a radio Callao, en Ayacucho y Juncal. Ahí empecé a hacer avisitos, como el ‘Va a la playa, lleve la malla'”.

A partir de ese momento Riverito, apodo que le puso su amigo y compañero Cacho Fontana, no paró. Fue una de las voces del informativo de Radio Belgrano, presentó audiciones de música y luego se animó a dar el salto a la televisión. Hoy, dice orgulloso: “Trabajo hasta ahora, que tengo 70 años de locutor y sigo haciendo las transmisiones de los sorteos de las loterías y quinielas a través de Crónica y Lotería de la Ciudad”.

En 1990 por iniciativa propia, puso en pantalla La danza de la fortuna, un programa de servicios en el que se daban los números de la lotería. Una idea que se le había ocurrido en su Luna de Miel, en Brasil: “Allá los números tenían una denominación y los anunciaban en televisión, cuando volví copie lo que había  allá”.

Al ser  consultado sobre si cuando arrancó a dar los números de la suerte se imaginaba tener tanta vigencia y reconocimiento, aseguró que “uno nunca es tan optimista”.

Antes de cada sorteo le pide a la gente: “¡A cruzar los dedos!” y entre sus números preferidos está “el ooocho”. Sus frases ya son leyenda y el público las repite, cosa que lo llena de orgullo.

En más de una oportunidad se cruzó con gente a la cual le cantó las cifras de la suerte y la hizo rica: “Muchas veces me pasó, me agradecen mucho”. Esa es una de las partes más reconfortantes de su trabajo y por la que aunque ya podría haberse jubilado, sigue adelante:”Es muy gratificante y en la Lotería me estimulan y ponderan”.

Para Riverito no corre la frase “en casa de herrero cuchillo de palo”: “Juego, los que estamos en los números de los sorteos siempre hacemos algo”. ¿Cuál es su número de la suerte? Por supuesto, “el ooocho”.

Por Nieves Otero

notero@infobae.com

infobae.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.