El Rey de la Fusta acaricia el trono mundial

Ganar seis carreras. Ése es el objetivo principal que tiene de aquí en adelante Jorge Ricardo, el jockey brasileño que ansía entrar en la historia del turf.

Con esa cantidad alcanzará al ex jinete canadiense Russell Baze, que con 12.844 triunfos lidera la estadística. Sumar seis victorias más parece fácil, teniendo en cuenta que Ricardinho, a sus 56 años, ya tiene 12.838 triunfos en sus cuarenta años de actividad.

Sin embargo, para el brasileño la espera parece eterna. Ricardo charló mano a mano con Crónica y, entre otras cosas, habló sobre su máximo objetivo: “La expectativa es buena, son sólo seis carreras y tengo que estar tranquilo. A lo largo de mi carrera tuve algunos problemas que le permitieron al canadiense Blaze tomar la delantera, pero estoy tranquilo porque falta poco, y a la vez falta mucho”.

Para llegar al lugar de elite que ocupa junto a otros de sus colegas, tuvo que superar miles de obstáculos que atentaron contra su carrera.

“En 2009 me apareció un linfoma y tuve que dejar de correr por seis meses”, contó un emocionado Ricardo, quien recordó las series de quimioterapia que tuvo que soportar.

A pesar de los problemas, siempre supo que iba a volver a las pistas. “Nunca perdí la fe en que iba a volver a correr. Los médicos me habían asegurado que cuando me recuperara iba a poder seguir con mi profesión y así fue: volví a correr y superé a Blaze una vez más. Pero una serie de lesiones me sacaron de las pistas y recién hoy estoy muy cerca de cumplir mi objetivo”, comentó.

Esa serie de lesiones a la que hace mención incluyen una rodada en 2013 que lo marginó de los hipódromos por casi seis meses y una fractura de fémur que sufrió a mediados de 2017 cuando se  encontraba a 32 carreras de alcanzar el récord mundial y que le demandó una recuperación de siete  meses.

Para este hincha de Botafogo y Boca (aunque asegura que no sigue el día a día del fútbol) el paso del tiempo no le hace olvidar los momentos más felices y que marcaron un quiebre en su vida. Como fue, por ejemplo, la primera carrera de esas 12,838 que actualmente marca su historial.

“La primera carrera que corrí la gané. Fue en noviembre del año 1976, en Brasil, cuando tenía 15 años. Logré el triunfo con Taim, un caballo que entrenaba mi papá. La distancia era de 1.200 metros y tuve un debut con victoria”, expresó emocionado.

“Nunca en mi vida imaginé ganar tantas carreras. Yo era un chico que soñaba ser jockey y ganar las pruebas más importantes de mi país. Pero nunca en mi vida imaginé ganar tanto. Las cosas se fueron dando hasta que un día me di cuenta que podía alcanzar el récord mundial y ahí comenzó este sueño”, sentenció.

Además nunca podrá olvidar la primera vez que pisó una de las pistas argentinas, esa que le dio inicio a la idolatría del público argentino para con él: “La primera vez que corrí en Argentina fue en 1988, vine a correr a San Isidro con dos caballos brasileños. Con uno de ellos corrí un Carlos Pellegrini, jamás voy a olvidar ese día”.

Una vez que alcance el récord mundial, Jorge Ricardo se habrá sentido realizado como jockey. Según expresó, “alcanzar el récord mundial es el último sueño que me resta cumplir. Gané todo lo pude haber ganado en Brasil, Argentina, Sudamérica. Pero la lucha más importante fue haber vencido a ese linfoma en 2009. No puedo pedir más nada”.

cronica.com.ar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.