Atentados criminales contra empresa de juego colombiana

¿Qué se mueve detrás del chance ilegal?

SuperGiros señaló que los atentados criminales en contra de los empleados y la infraestructura de la compañía estarían siendo orquestados por los jefes de este negocio ilícito que cada vez es más popular.

El pequeño negocio de azar ilegal que empezó hace unos años, conocido como la Blanquita porque los talonarios del chance no tenían nombre ni logotipo que los identificara, ahora es un pulpo con extensos tentáculos que sobrepasan los límites de los sectores populares donde nació para llegar, incluso, a todos los rincones del Atlántico.

A comienzos de este mes, la empresa SuperGiros, encargada de la administración de las apuestas legales en el Departamento, señaló que los atentados criminales en contra de los empleados y la infraestructura de la compañía estarían siendo orquestados por los jefes del negocio del chance ilegal.

Un representante de la firma dijo que los cabecillas del negocio ilícito “están haciendo esto para que nuestras vendedoras se sientan intimidadas y para que se reactive la venta de la Blanquita. Si estuviéramos siendo extorsionados por una banda –apuntó– nosotros hubiésemos tomado medidas de cerrar el establecimiento o nuestra empresa”, anotó la fuente.

Esto último en relación a que la Policía y la Fiscalía, en investigaciones conjuntas, evidenciaron que los ataques contra SuperGiros, en este caso los asesinatos de dos vendedores de chance ocurridos el pasado 31 de octubre, habrían sido ordenados por el Clan del Golfo con el fin de conseguir dinero a través de extorsiones.

El juego clandestino surgió en el Centro y mercado público de Barranquilla, y en poco tiempo amplió su cobertura por un incalculable número de vendedores que, de acuerdo con fuentes de la empresa SuperGiros, hoy serían unas 5.000 personas. Esta cifra es menor a las unidades de venta de la compañía de apuestas, pues EL HERALDO conoció que entre puntos de venta y colaboradores, la firma suma 3.460 unidades de servicio.

elheraldo.co

Deja un comentario