Martí Roca: “El póker debería salir de los casinos y ser considerado un juego de habilidad mental”

El profesor de Economía de Mataró ha ganado 1.115.000 euros en un torneo europeo de póker al que accedió desde una partida online. En esta interesante entrevista que le realizara Fede Cedó para el periódico español La Vanguardia, revela algunos secretos pero -sobre todo- al ser humano que hay detrás de los naipes.

A simple vista nadie diría que este joven profesor de instituto mataronés se acabe de embolsar una millonada en una partida de póker. Detrás de su aspecto jovial y avispado se esconde un gran estratega, un matemático que aplica sus conocimientos a un juego de naipes rebajando a la mínima expresión el factor suerte, del que nunca se puede prescindir. En esta entrevista conoceremos con más profundidad al campeón del torneo WSOPE en el que participó tras haber jugado un torneo de 250 euros por Internet.

– ¿Cómo se llega a este mundo del Póker profesional?

Hay muchas maneras. En mi caso, el póker lo conocía pero nunca me había atraído porque no conocía la modalidad de Texas Holdem, hace unos años aprendimos de un amigo, empezamos a jugar con castañas y garbanzos, después pasamos a jugar con cinco o 10 euros. Siempre con mucho control de no pasarnos.

– ¿Y como te introduces en el juego profesional?

Me gustó y empecé a estudiar. Libros, webs especializadas. Empecé a estudiar a los que decían que se podía ganar dinero si conocías el juego en profundidad para batir a los rivales. Mi sueño siempre era ganarme la vida en lo que me apasiona, en este caso el póker. Poco a poco vas estudiando, leyendo aprendiendo y te metes en escuelas online. Vas aprendiendo y construyendo tu propio perfil.

– ¿Cuando decides empezar con partidas más serias?

El póker es un poco como la bolsa. Puedes estar moviendo cinco euros o millones, todo depende de tu banca o capacidad de riesgo, que es el dinero que tienes tú detrás. Cuanto más caro juegas más nivel hay. A las de 100 euros empieza a haber un nivel y en las de 1.000 ya es muy difícil ganar. En las partidas online todo es un poco más barato, porque puedes jugar varias partidas a la vez de 100 y en vivo deberías de jugar una de 500 euros. Jugar diversas partidas a la vez es una habilidad que desarrollan la mayoría de jugadores.

– ¿A qué te dedicabas antes?

Yo era profesor de Economía en el instituto Miquel Biada de Mataró. Yo no decía nada a nadie, pero tenía contratos de media jornada y aprovechaba el resto para jugar al póker, como si fuera semiprofesional.

– ¿Cómo se tomaron en casa tu decisión?

Mi mujer es la que más me ha apoyado. Lo ha entendido. Me ha sabido escuchar. Yo tengo argumentos para dedicarme al póker, hay una razón matemática que me permite ganar. No es una ludopatía, es como un deporte mental. El día que mi capacidad mental no dé para ganar, renunciaré. Si no eres capaz de ganar suficiente dinero como para ganarte te la vida, lo mantienes como hobby o lo dejas. Si pierdes demasiado dinero, lo tienes que dejar.

– ¿Cuando se podría decir que te profesionalizas?

A partir del 2012 se me acabó el contrato en el Miquel Biada y decidí que era el momento de dar el salto. Yo ya estaba ganando unas cantidades similares al sueldo de un profesor, entre 1.500 y 2.000 euros al mes. Es muy difícil hablar de meses en el póker, puedes tener un mes bueno y otro malo. Y uno increíble como el que he tenido ahora. Vi que ganaba lo mismo, pero el póker me daba mayor potencialidad. Fue un “ahora o nunca” cuando aún no tenía hijos. Si lo intento hacer tres años después, con una criatura y contrato a jornada completa y esperando otra, no hubiera tenido la valentía. Yo ya me había trabajado tener una banca detrás, ya tenía un cierto volumen de dinero que había ido ahorrando para poder operar en las partidas de póker.

– ¿Qué cojín económico se debe tener?

He calculado que para jugar partidas de 1.000 euros se debe tener una banca de 100.000 euros. Por eso no juego a las de 10.000, es necesario tener un millón detrás. Tienes que tener la seguridad que no te arruinarás si tienes una mala época. Ahora, con lo que he ganado creo que tampoco jugaré partidas de 10.000 euros.

– ¿Has llegado a perder dinero?

Si. He pasado épocas perdiendo dinero, pero nunca he perdido más de lo que mi banca podría soportar. Cuando eres un profesional siempre debes arriesgar una pequeña parte de lo que tienes. Y si vas perdiendo dinero debes saber reducir el nivel que estás jugando. Me he pasado meses perdiendo altas cantidades, puedo perder el sueldo de un trabajador normal. En verano me pasó, durante el año fui ganando un sueldo normal y en verano lo perdí en dos meses.

– ¿Ahora seguirás al mismo ritmo?

Puedo subir un escalón, pero no mucho. No sólo debes tener en cuenta el colchón económico que tienes detrás sino también tu nivel de juego. Si no eres consciente de tu nivel y vas a jugar partidas demasiado fuertes, perderás.

– ¿Es la primera vez que habías estado en un torneo de este tipo?

Tan grande sí. Este verano ya había jugado algún torneo importante. Hice alguno de 5.000 euros, de 2.000 y de 1.000, que es el precio de la inscripción al torneo. Funciona como el tenis, todos los jugadores se pagan la inscripción por buenos que sean. Se van eliminando rivales hasta la mesa final donde quedan nueve jugadores. Al final quedan dos, donde se decide el campeonato. Los premios van según el lugar en que te clasificas. Sólo ganan dinero los que llegan a dieciseisavos de final. El 85% de la gente se va sin nada.

– Hablas del póker como una forma de trabajo muy técnica. ¿Influye en ello formación?

Hay incidido más el hecho de tener una mente a la que le gustan los números, la matemática, estar horas sentado en una mesa o frente al ordenador. Esto hace mucho. Te has de concentrar, a quien le guste correr, saltar y bailar, no llegará nunca a desarrollar un juego bastante bueno porque no se sentirá cómodo allí.

– Se supone que dominar los nervios es una de las claves…

Evidentemente. Yo por eso, de lo que estoy más orgulloso de esta gran partida es que por suerte no me traicionaron los nervios. Tienes que intentar hacer siempre tu mejor juego y sobre todo, en jugadas en vivo, tengo que hacer que no se note qué jugada tienes.

– También hay una tarea previa de observar los rivales…

Sí. Constantemente te están mirando por si estás haciendo algo diferente. Si te tiembla un poco el pulso, si se te acelera la vena carótida. Por eso hay muchos jugadores que llevan bufanda y gafas. Yo decidí no llevar nada, era una manera más de poder estar concentrado. Curiosamente en el torneo más grande iba más destapado que nunca. Ahora nunca más volveré a ponerme gafas.

– Pero la diosa fortuna no puede quedar de lado…

Si. El póker es un deporte mental, similar al ajedrez. Al ajedrez el resultado es esperado, los mejores jugadores del mundo acabarán entre los tres primeros. Al póker, a corto plazo el factor suerte es muy grande. Por eso un jugador se le debe valorar por su carrera.

– ¿Con qué jugada ganaste el millón?

La más importante al final fue una pareja de cincos. Puede parecer que no sea una jugada muy fuerte, pero tus cartas han de combinar con las cinco de la mesa. Decidí meter todos mis puntos en medio con la pareja de cincos. El italiano tenía una mano muy fuerte también, as y jota. Había un 50% de probabilidad. Nos lo jugamos todo a una moneda al aire. A él le salió el as en la mesa, que le daba la victoria y a mí sólo me valía un cinco, que sólo tenía un 9% de probabilidades de salir, y cayó.

– Has ganado 1.115.000 euros, ¿impuestos incluidos?

No. Es importante que se sepa que Hacienda se lleva un 50% porque lo consideran una renta del trabajo. Lo entienden como si yo cada año ganara este millón de euros. Pienso que esto se debería repartir en cinco años. Quizás el próximo año pierdo cantidades grandes y nadie me dice nada. La figura del jugador de póker profesional no está reconocida y en cambio si lo está un bróker de bolsa que les dejan repartir porque tienen actividades de riesgo. Los jugadores de póker profesionales el Estado no sabe que existimos, piensan que somos jugadores que tiramos el dinero a una tragaperras. Esto es muy injusto y es lo que ha hecho que los grandes jugadores de póker de España estén viviendo fuera para no tributar aquí. Yo sacrifico esta parte económica porque quiero estar cerca de mi familia y mis amigos. Pero para mi carrera es un problema estar aquí.

– En el momento en que te sientas en la mesa de póker ¿te fijas una estrategia o improvisas?

Lo primero que haces es observar a los jugadores. Físicamente y también cómo juega. Tienes que estar observando y recogiendo el máximo de información sobre lo que hacen los demás. Cuando te toque actuar contra él tienes que decidir la estrategia. En base a tus puntos, a la fuerza de tu juego y como le has visto actuar, decides la mejor estrategia. Muchas veces las cartas hacen que tengas que cambiar, porque no sale lo que habías pensabas que sería lo más que saliera.

– ¿Cuentas las cartas?

Normalmente cuando tienes una escalera o una jugada ya sabes qué probabilidad tienes de que salga tu carta. Sabes qué cartas favorecen más la posición defensiva del contrario y qué la agresiva. También puedes hacer un farol si no tienes esa jugada, la puedes representar.

– ¿Cuando llega el momento del farol?

Lo haces normalmente cuando con las cartas que salen en la mesa puedes contar una buena historia. Es decir, si estás explicando que tienes una buena mano inicial con las dos primeras cartas, porque estás atacando e intentas robar el dinero que hay en medio. Si las cartas que van saliendo te acompañan es un buen momento para terminar de contar la historia. Normalmente lo haces con cartas como un as, un rey y una dama, para ligar jugadas más fuertes. Otro momento es cuando tienes un proyecto de color o escala y si no pasa, tienes que decidir si entregar todo el dinero que hay en el medio o intentar luchar por ellos haciendo un farol al river, en el último momento.

– En el Hospital de Mataró tratan a muchas personas de ludopatía por los juegos online. ¿No es un contrasentido que alguien se gane la vida con ello?

Yo no soy experto en este tema. Por suerte, nunca he tenido la tentación o indicio de ludopatía. Para mí el póker es un juego mental. Creo que el problema, pero eso lo debería confirmar un experto, más que el juego en sí es la persona. Hay personas que tienen tendencia a engancharse con lo que sea. Me gustaría separar mucho lo que eres el póker y el juego de azar online donde tú juegas contra el casino. Cuando juegas contra el casino siempre pierdes. En el póker no juegas nunca contra el casino, lo haces contra otros jugador

– No estás satisfecho del tratamiento que recibe el póker en la sociedad. ¿Qué propuesta harías?

Me gustaría mucho que el póker saliera del mundo de los casinos y fuera de la mano del ajedrez, del billar y otros juegos de habilidad mental. El póker no debería ser un juego de azar, en éstos cualquier persona está condenada a perder. Quién es ludópata puede que juegue también a póker, pero no creo que sea un juego que fomente la ludopatía, ni tenga ninguna relación.

– Pero muchas veces la publicidad de las marcas no ayuda.

En eso estoy de acuerdo. Estaría bastante en contra de este tipo de publicidad, que regala dinero para empezar a jugar. Por eso quisiera que el póker saliera del mundo de los juegos de casino. Es una reivindicación que a todos los jugadores de póker nos gustaría dejar muy clara. En el casino, no he puesto nunca un duro en una tragaperras, estoy en contra. Yo el póker siempre lo he entendido como un juego, a la gestión de la banca, a la psicología, etc.

– ¿El premio te cambiará la vida?

Aún no lo he acabado de digerir. Creo que tengo que seguir por el mismo camino, pero con una mayor seguridad detrás y pudiendo arriesgar un poco más en el póker. Si algún día juego partidas de mil o cinco mil, no lo haré tan presionado y quizás me pueda condicionar para obtener mejores resultados. Jugadores malos y ricos siempre hay y quieren jugar las grandes partidas. A estos les puedo batir y obtener mejores rendimientos.

– ¿Puede pasar, como en las películas, que te vengan los grandes jugadores a retar?

No. Categóricamente no. Puede suceder que alguien me haya visto en las noticias y quiera jugar conmigo, pero no para retarme. El póker en vivo puede tener algo de película porque hay quien se enfada. También juega la psicología. Los grandes jugadores saben cómo buscar el “tope” a los jugadores ricos para que hagan locuras. Pero yo de eso no sé demasiado, yo juego mis cartas y es suficiente.

– Un día en tu vida…

Desde que me profesionalicé actúo como un trabajador normal. Me levanto a las ocho, llevo a la niña a la escuela. A las 9,30 estoy delante del ordenador, mi herramienta de trabajo. Dedico una o dos horas al estudio de algún aspecto de mi juego. Ya sea porque tengo algunos artículos o porque he contratado un entrenador que me ayuda. Después me pongo a jugar una hora, no juego torneos, juego partidas de dinero real, que puedes salir y entrar de la mesa cuando quieres. Descanso unos veinte minutos y vuelvo a jugar una hora. Puedo jugar hasta seis partidas a la vez. Normalmente partidas de 100, 200 y 500 euros. Algunos domingos juego torneos, hay más campeonatos y gente jugando. Habitualmente de las cinco de la tarde hasta las cuatro de la madrugada. Uno de los que gané fue el que me dio acceso al europeo. Fui y gané, pero ya es cosa del azar y la fortuna.

– ¿Dices que dispones de un entrenador?

Sí. Se suele contratar entrenadores que están por encima tu nivel. Yo también hago de entrenador de gente que está por debajo de mi nivel. Para pagar a mi entrenador entreno otros. Hace unos 10 años cambió todo en aparecer las escuelas online.

– ¿Pero entonces cada vez hay mejores jugadores en las mesas?

Cada vez todos saben más y cada vez es más complicado ganar. Se trata de mantenerse siempre por delante de la ola. La información se ha compartido mucho y cualquier persona que disponga de tiempo puede acceder a ella. Quizá para obtener la información más reservada que puede complementar tu juego tendrás que pagar a alguien para que te la cuente.

– ¿Crees que todo el mundo llega a entender lo que estás haciendo?

La mayoría de gente no. El mundo del póker es un mundo muy friki. Estás todo el día pensando en el póker. Es una locura. No lo recomiendo si no eres un apasionado. El resto de gente ve el encanto de las cartas pero no la dinámica que hay detrás. Creo que hay gente que lo ve más como si te hubiera tocado la lotería y otros en cambio creen que soy súper bueno. Ni lo uno ni lo otro, sería un punto medio.

lavanguardia.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.