Codere seguirá con su estrategia de crecimiento… pese a todo

No es un juego todo lo que pa­rece. La de­ci­sión de la agencia de la agencia de ca­li­fi­ca­ción cre­di­ticia S&P de man­tener el ra­ting a largo plazo de Codere ha pro­vo­cado una nueva sa­cu­dida de ventas en el mer­cado.

En concreto, la firma de medición de riesgos ha reiterado la deuda de la empresa española de apuestas deportivas online en ‘B’, calidad pobre, con capacidad escasa a largo plazo y dependiente de un entorno favorable.

No obstante, a pesar de los cambios regulatorios “adversos” en diferentes mercados en los que opera, la compañía seguirá con su estrategia de crecimiento en los próximos doce meses. Motivos por los que la firma de medición de riesgos ha reiterado la perspectiva de la calificación de Codere como estable.

Esta estrategia corporativa permitirá al grupo experimentar un crecimiento de su cifra de negocio cercana al 10% y cerrar el ejercicio con un margen operativo en torno al 16%. Indicadores muy interesantes para el futuro de la compañía si logra mantenerlos.

En el lado negativo, la significativa exposición de Codere en los mercados de Latinoamérica, especialmente en México y Argentina con poca aportación de Ebitda, continúa pesando sobre el cálculo del perfil de negocio de la compañía.

Por otro lado, S&P también ha confirmado la calificación crediticia ‘B’ sobre los bonos senior garantizados de la firma de apuestas ‘online’, con calificación de recuperación sin variaciones.

Todo ello después de que el grupo anunciara un “contrasplit” o agrupación de acciones en la proporción de una acción nueva por cada 43 antiguas. De este modo, cancelará las más de 2.548 millones de acciones en que se divide actualmente su capital social para canjearlas por 118,5 millones de acciones de nueva emisión, cuyo valor nominal será de 4,30 euros por título, frente a los 0,20 euros actuales. Operación que se hará efectiva a partir del próximo 10 de noviembre.

GVC Gaesco Beka, que actuará como agente de toda la operación, comprará las acciones sobrantes en caso de que haya accionistas titulares de un número de acciones no múltiplo de 43. El precio de adquisición será el existente el día anterior al canje a cierre del mercado, sin que ello implique costes para los accionistas poseedores de las acciones sobrantes, salvo los gastos que pudieran cobrarles sus respectivas entidades depositarias.

El importe correspondiente a la compra de las acciones sobrantes será satisfecho por Codere, su pago será coordinado por GVC Gaesco Beka y tendrá lugar entre la fecha de efectos del canje y el segundo día hábil siguiente.

Con esta operación, que no afecta al accionariado final, el grupo busca lograr un efecto psicológico positivo y animar a los pequeños inversores que pueden verse retraídos a entrar en la compañía ante las enormes variaciones porcentuales que supone cotizar a precios muy bajos.

De hecho, Codere se mueve en la actualidad muy cerca de sus mínimos absolutos pese a las buenas expectativas que ofrecía a principios de año, momento en el que llegó a tantear el nivel del euro por acción. Una debilidad que los expertos no creen que vaya a cambiar con el efecto psicológico del “contrasplit”, pero que puede suponer un punto de inflexión si viene acompañado de una mejora en su elevado apalancamiento.

elrecreativo.com

Deja un comentario