La industria del juego ‘online’ de Gibraltar pagará más impuestos a Reino Unido

La justicia europea ha dado la razón a Londres en su disputa con los operadores de juego

La justicia europea da la razón a Reino Unido en su disputa con los operadores de juego online gibraltareños. Las compañías del sector perderán parte de la fiscalidad privilegiada que ha atraído a tantas empresas al Peñón, donde la tributación general de las sociedades es del 10% y las de juego apenas pagan un 1% sobre el importe jugado o win. Parte de esas ventajas tocarán a su fin. Gibraltar deberá adaptarse al marco fiscal fijado por Londres en julio de 2014, que eleva la tasa hasta un 15% sobre la cantidad jugada por los clientes de Reino Unido, que suponen en torno al 80% de sus consumidores. El impuesto está lejos de los que establecen otros Estados, como el español, que obliga a pagar el 25% de lo jugado, pero supone una considerable pérdida de atractivo respecto al régimen anterior.

La sentencia publicada este martes ha resuelto las dudas que le trasladó el Tribunal Supremo británico mediante una compleja fórmula. Reconoce que Gibraltar no forma parte de Reino Unido —”Gibraltar es una colonia de la Corona británica. No forma parte del Reino Unido”, señala—, pero a la vez considera que jurídicamente deben ser tratados como un único Estado miembro. No cabe por tanto interpretar que sean territorios separados tal y como pedía la asociación que agrupa a las empresas de juego con el fin de evitar el aumento de su factura fiscal. “No existen elementos que permitan considerar que las relaciones entre Gibraltar y el Reino Unido son similares a las que existen entre dos Estados miembros”, afirma el texto de la sentencia.

Hasta ahora, las compañías de juego establecidas en Gibraltar se regían por una norma anterior que establecía que únicamente las entidades radicadas en Reino Unido debían abonar el impuesto sobre los juegos de azar. El dictamen afirma que el Peñón debe regirse por la ley que ya impera en Reino Unido, y permitirá a Londres aumentar su recaudación justo en un momento en que el Gobierno británico busca escapar, en su acuerdo de salida de la Unión Europea, de la jurisdicción de esos mismos tribunales europeos que hoy le han dado la razón. La Hacienda británica aumentará así su parte del pastel en el jugoso negocio del juego gibraltareño, cuyas casas de apuestas controlan el 60% del mercado mundial.

La decisión de los tribunales viene a ahondar en la crisis del modelo sobre el que se ha sustentado el crecimiento del negocio del juego online en Gibraltar. En las últimas dos décadas las casas de apuestas han florecido al calor de su benévola fiscalidad. Pero si el Brexit ya generó una primera ola de inquietud, la incertidumbre planea ahora sobre la sostenibilidad de los 3.252 empleos directos que generan las 33 empresas de juego afincadas en Gibraltar ante su posible pérdida de competitividad frente a destinos como Malta o la Isla de Man.

economia.elpais.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.