El juego responsable se convierte en el centro del debate sobre la regulación del juego en Japón

La creación de un marco que regularía la industria del juego de Japón de una forma socialmente responsable, se ha convertido en una de las principales prioridades para el gobierno del país.

Según las noticias más recientes de la nación insular del pacífico, los legisladores están planeando introducir un sistema de regulación que permitiría que las salas de pachinko y los casinos, una vez que abran sus puertas, prohíban la presencia de clientes con problemas “serios” de juego.

Como se informó anteriormente, la Japanese Diet legalizó los juegos de azar de casino en un intento de apoyar los esfuerzos del país por recuperar su explendor económico. Los legisladores ahora tendrán que diseñar y aprobar otro proyecto de ley que proporcionaría las especificaciones necesarias sobre cómo se regulará la industria. Aún más, tendrán que seleccionar el número de complejos integrados que se construirán y dónde.

Hasta el momento, las máquinas de juego tipo pachinko, así como las apuestas en carreras de caballos, bicicletas y embarcaciones de motor, han sido las únicas opciones de juego legales disponibles para los clientes locales.

Se cree que el juego responsable será un tema de gran importancia que se tratará mientras los legisladores japoneses elaboran la nueva ley. De acuerdo con los medios de información locales, las instalaciones de juegos de azar serán instadas a ayudar a las personas con adicción a los juegos de azar a lidiar con el problema, prohibiéndoles la entrada en sus locales.

Bajo el plan diseñado, los propios clientes de juegos de azar o sus familias podrán notificar a los salones de pachinko, casinos y otras instalaciones para que se les deniegue su entrada por completo.

Las regulaciones planeadas, probablemente no serán bienvenidas por los operadores de juegos de azar, ya que tales restricciones podrían afectar a su rentabilidad de una forma bastante negativa.

El Congreso sobre el Juego de Japón que se celebró en Tokio la semana pasada, aparte de los representantes de la industria, también asistieron los alcaldes de algunas de las ciudades más propensas a albergar los primeros complejos integrados del país. Masahiro Obana, alcalde de la ciudad de Wakayama, dijo durante el congreso que podría ser una buena idea si los legisladores consideraran la posibilidad de prohibir el juego de casino a los ciudadanos japoneses.

El representante citó las leyes de casino en Corea del Sur, donde a sus ciudadanos sólo se les permite jugar en un casino, a pesar de que hay un buen número de ellos repartidos por todo el país.

Se cree que el mercado de los casinos de Japón inicialmente contará con dos complejos integrados. Según los expertos de la industria, la propuesta del alcalde Obana afectará de forma negativa a la inversión en los casinos. Algunos de los operadores de casinos más grandes del mundo han expresado su interés en competir por una licencia japonesa, todos ellos están dispuestos a invertir miles de millones de dólares en el mercado recién legalizado. Sin embargo, si hay ciertas restricciones en relación con quién podrá visitar los casinos y quién no, estos mismos operadores podrían reducir de forma significativa la escala de sus proyectos.

Se tiene la esperanza de que los legisladores japoneses tengan preparado el nuevo proyecto de ley para este otoño, cuando se convocará una sesión legislativa extraordinaria.

Deja un comentario