Analizan la continuidad de los casinos de Mendoza

La actividad de los casinos en las ciudades generan sin dudas impactos en la sociedad. De allí que estos argumentos son los utilizados por los funcionarios del actual Gobierno Provincial, previo a tomar una decisión acerca de dar continuidad o no a esta actividad en Mendoza.

En diálogo con Radio Vos (FM 91.5), Josefina Canale, titular del Instituto Provincial de Juegos y Casinos, comentó primeramente sobre la realidad de las salas de Valle de Uco que días pasados cerraron sus puertas, y sostuvo que el Gobierno siempre estudia previo a llamar a una licitación. Recordó que en la gestión de Francisco Pérez hubo dos intentos de llamado que fueron frenados por Fiscalía de Estado, ya que habilitaba a crear más casinos en ciudades cabeceras, política contraria al actual gobierno.

“Estudiamos el impacto de los casinos en los lugares donde estaban, teniendo en cuenta que en el Valle de Uco, había cuatro casinos en un radio de 20 kilómetros, y la verdad es que estamos atravesando una situación económica difícil. Si hubieran sido casinos privados sería un buen negocio, pero al ser estatales tenemos que bregar por el bien común, de modo que, por ejemplo, los 8 millones de pesos que sumaban en Tunuyán y Tupungato preferimos que la gente los vuelque en el consumo de los comercios  locales, ya que el juego hace mucho mal a nuestras economías”, explicó.

Su basamento fue que la gente pasa y gasta en los juegos, por tal motivo, una vez que se llegó a la fecha límite de concesión (24 de abril) se comenzó con el proceso de desmantelamiento, aunque recordó que actualmente hay una cautelar vigente presentada por el sindicato para frenar este proceso. “A mí me impide reubicar trabajadores porque está todo detenido por ahora”, argumentó.

En relación a la cantidad de casinos en Mendoza, explicó que hay diferentes regímenes legales donde hay siete privados y cinco públicos. “Cuando llegamos había diez, lo que hacía que Mendoza tuviese la mayor cantidad de máquinas tragamonedas por persona del país, que además de generar y alimentar la ludopatía ayudaba a desviar fondos que podrían utilizarse en otra cosa”, explicó la funcionaria.

En relación a Casino Club de San Rafael, comentó que tiene concesión hasta 2019, por lo que tienen tiempo hasta octubre de este año para solicitar formalmente que continúe la concesión. “Tendremos que estudiarlo como corresponde, lo que sí la decisión política es la de restringir el juego en toda la provincia”, recordó.

Agregó que este casino sanrafaelino tiene una relación especial con el instituto, porque si bien dice Casino de Mendoza, paga un canon fijo de sus ganancias a la provincia, por lo que afirmó que se reverán las condiciones actuales de funcionamiento.

Explicó que la medida del Gobierno de restringir el juego se debe además de la saturación de salas, a que los casinos departamentales no han cumplido con su finalidad. “Se iban a transformar en atractivos turísticos y además iban a servir para combatir el juego clandestino. Ninguna de esas dos cosas sucedió, ya que la gente que va por ejemplo a San Rafael de turista,  rara vez pasa por el casino porque busca otros atractivos turísticos, y el juego clandestino ahora es delito. Por tal motivo, lo que se logró fue solo crear nuevos jugadores”, finalizó Canale.

diariosanrafael.com.ar

Deja un comentario