El póquer online se desangra

El póquer por internet vive sus peores momentos desde 2008. El último informe de la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ) indica que en 2015 generó unos ingresos de 60 millones de euros, cifra que representa una caída del 40% respecto a los niveles que tenía el sector justo antes de la regulación del juego online en España, en junio de 2012. Entonces los ingresos anuales superaban los 100 millones. Jugadores como Leo Margets denuncian la «fuga de talentos» (y de dinero) que sufre España desde entonces.

En 2011, justo antes de la regulación del sector, el póquer online era unos de los segmentos con mayor potencial, con un crecimiento progresivo de 2007 a 2011, periodo en el que pasó de 40 millones a superar la barrera de los 100. Una regulación «precipitada», según la Asociación Española de de Juego Digital (Jdigital), que no tuvo en cuenta las repercusiones de la nueva ley, «convirtió las plataformas .es y España en un destino poco atractivo por los jugadores».Sacha Michaud, presidente de la asociación, asegura que «la falta de liquidez internacional –la ley española impide que los jugadores españoles jueguen contra los de otros países– ha convertido el producto de póquer en algo mucho menos divertido y atractivo, tanto para los aficionados que juegan por diversión como para los profesionales».

Tres años de regulación del juego en España, una fábrica de ilegales

Jdigital estima que en la actualidad hay unos 200 jugadores profesionales españoles que se buscan la vida fuera de nuestras fronteras. «No es sólo eso», explica la jugadora Leo Margets. «Hablamos de fuga de talento. Antes España era uno de los principales destinos donde vivir para los jugadores internacionales». Como jugadora profesional que ha sufrido las consecuencias de una mala regulación, Margets reclama que el póquer debería ser reconocido como un juego de habilidad y como profesión, mejorando su fiscalidad.

La cifra de 60 millones de euros supone una regresión a los niveles de 2008. Según Margets, «limitar la liquidez en el sector online es algo contra natura; precisamente una de las ventajas del mundo digital es esta posibilidad de levantar barreras». «No es incompatible mantener un entorno digital seguro con la liquidez internacional y eso haría que tuviéramos un producto mucho más atractivo para los jugadores», añade la jugadora profesional.

«Países como Dinamarca y Reino Unido han regulado sus mercados de esta forma y con éxito. Ambos demuestran que con liquidez internacional no hay riesgo», remata Michaud.

abcblogs.abc.es

Deja un comentario