EL JUEGO ONLINE AFECTA A LAS TRAGAMONEDAS FÍSICAS

El impacto de la crisis ha hecho que descienda la recaudación de las máquinas tragamonedas que se instalan en los negocios de hostelería, como también ha contribuido a ello la prohibición de fumar en los bares, aunque no son estos los factores que más preocupan al sector.

La patronal se muestra más preocupada por el auge de los juegos online que sí están afectando a la recaudación de las máquinas físicas y con los que lamentan que ‘juegan’ en «desventaja».
Así lo indica el secretario general de la Federación de Asociaciones de Máquinas Recreativas de Castilla- La Mancha (Famacasman), Jesús María Molina, entidad que representa a cerca del 90% de los empresarios del sector en toda la Región. Criticó que la principal desigualdad con los juegos ‘on line’ reside en el hecho de que «ellos tributan en función de lo que recaudan, como en cualquier sector, mientras que nosotros debemos hacerlo en función de una previsión, que puede cumplirse o no».
De este modo, incidió en que es necesario impulsar medidas para que se regule esta situación de «desigualdad» con los operadores de juego online, con los que tienen otras desventajas como el hecho de que «pueden tener publicidad y sus costes económicos son menores a los de un negocio físico».
De este modo, han planteado al Gobierno regional -que es quien regula la ley de juego- que las máquinas tragamonedas físicas también tributen en función de la recaudación, no de una estimación o que puedan tener publicidad.
Pero insistió en que la reivindicación principal es «que los empresarios puedan pagar sus impuestos cada trimestre y no anualmente» y que paguen «una cuantía proporcional a la recaudación de cada máquina», no según la estimación que se realiza en la actualidad.
En este sentido, explicó que si los empresarios de la región, que pagan una tasa anual de 3.700 euros por máquina, pudieran pagar una cantidad proporcional cada tres meses, tendrían la posibilidad de decidir si mantenerlas o no sin esperar a que se cumpla todo el año, lo que no supondría un coste tan alto para los que decidieran darlas de baja.
Menos máquinas en 2013
Y es que tal es la crisis que padece el sector que estiman que a finales de este año se darán de baja en toda la región alrededor de un millar de máquinas tragamonedas, de las que unas 250 serán en Albacete, la tercera provincia en mayor número de máquinas de estas características instaladas.
Jesús María Molina insistió en que este descenso en el número de máquinas es todavía orientativo, pero que ya hay 400 máquinas retiradas en almacenes de toda la Región, por negocios de hostelería que han cerrado «y que no pueden darlas de baja hasta el 31 de diciembre, por lo que tienen que seguir pagando por ellas aunque estén almacenadas».
Explicó que en 2011, había en estas fechas unas 600 máquinas tragamonedas en almacenes y se dieron de baja unas 1.300, por lo que este año calculan que serán alrededor del millar las bajas.
De cumplirse estas previsiones, el sector perderá alrededor de un 12% de las máquinas tragamonedas y que ahora son unas 9.500 en toda la Región y será la primera vez que se quedan por debajo de las nueve mil en Castilla-La Mancha.
Desde la entidad piden, por ello, al Gobierno regional que tome medidas ante esta situación de «desventaja». Molina indicó que la Consejería de Hacienda ya ha mostrado «sensibilidad» hacia las demandas del sector en las reuniones que han mantenido.
laverdad.es

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.